Ir a contenido
Comprender la anorexia nerviosa: Una guía completa sobre síntomas, causas y tratamientos

Comprender la anorexia nerviosa: Una guía completa sobre síntomas, causas y tratamientos

¿Qué es la anorexia nerviosa y qué se puede hacer para tratarla? La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario caracterizado por un miedo abrumador a ganar peso y una alimentación restrictiva. Este artículo profundiza en los signos, las causas y los tratamientos de la anorexia nerviosa, proporcionando información esencial para cualquiera que desee comprender o ayudar a alguien con esta difícil afección.

Puntos clave

  • La anorexia nerviosa se caracteriza por la inanición autoimpuesta, el miedo intenso a ganar peso y una imagen corporal distorsionada, con múltiples tipos que incluyen la anorexia restrictiva, la anorexia por atracón-purga y la anorexia atípica dentro de la categoría OSFED.
  • El trastorno se deriva de una compleja interacción de factores biológicos, genéticos, ambientales, sociales y psicológicos, con signos que pueden ser físicos (pérdida extrema de peso, fatiga), psicológicos (imagen corporal distorsionada, ansiedad) o conductuales (saltarse comidas, ejercicio excesivo).
  • El tratamiento implica rehabilitación nutricional, intervenciones psicológicas, posiblemente medicación u hospitalización, y requiere un enfoque multidisciplinar para abordar los problemas de salud física y mental.

Descifrando la anorexia nerviosa: Definición y resumen

la anorexia nerviosa
La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario potencialmente mortal que se caracteriza por un miedo intenso a engordar, lo que conduce a una ingesta restringida de alimentos y a un peso corporal significativamente bajo. El trastorno suele deberse a una percepción distorsionada del peso y a una fijación por mantener un peso corporal anormalmente bajo. Es importante distinguir la anorexia nerviosa de la anorexia, que no son lo mismo. La primera es un estado de salud grave que implica la inanición autoimpuesta para alcanzar un determinado tamaño corporal, mientras que la segunda se refiere simplemente a la pérdida de apetito.

La anorexia nerviosa suele aparecer durante la adolescencia o en los primeros años de la edad adulta, con un número significativo de diagnósticos entre los 15 y los 19 años.

Desvelando los tipos de anorexia nerviosa

la anorexia nerviosa
La anorexia nerviosa no es un trastorno único. Existen tres tipos principales, cada uno con sus características y comportamientos únicos: el tipo restrictivo, el tipo de atracón-purga y la anorexia atípica dentro de la categoría OSFED. Es importante reconocer también otros trastornos alimentarios, ya que también pueden tener graves consecuencias para la salud de una persona.

Examinaremos cada una de estas categorías en profundidad para comprender mejor sus características únicas.

El tipo restrictivo

El tipo restrictivo de anorexia nerviosa se caracteriza por una reducción significativa de la ingesta de alimentos, sin presencia de atracones ni purgas. Las personas que padecen este subtipo de anorexia nerviosa suelen imponerse limitaciones estrictas en la cantidad y los tipos de alimentos que consumen, y su conducta principal es la restricción alimentaria extrema.

El tipo de atracón-purga

El tipo de anorexia nerviosa con atracones y purgas presenta un conjunto diferente de comportamientos. Estas personas restringen la ingesta de alimentos, pero también experimentan episodios recurrentes de atracones seguidos de conductas de purga para evitar el aumento de peso. Para contrarrestar los efectos de los atracones, pueden adoptar conductas compensatorias como el vómito autoinducido, el abuso de laxantes, diuréticos o enemas y el ejercicio excesivo.

En este subtipo, los episodios de atracones, caracterizados por el consumo de grandes cantidades de comida en un periodo corto, se producen de forma recurrente como parte del trastorno por atracón. Este patrón de atracones y purgas supone un alejamiento de los típicos hábitos alimentarios restrictivos que se observan en el primer subtipo de anorexia nerviosa.

Además, los individuos con el subtipo de atracón-purga también pueden mostrar conductas reservadas en torno a la comida y una preocupación excesiva por la cocina, las recetas y la nutrición.

Anorexia nerviosa atípica

A diferencia de los otros dos tipos, la anorexia nerviosa atípica se refiere a los casos en los que los individuos muestran los comportamientos característicos de la anorexia pero no tienen un peso corporal o un índice de masa corporal muy bajos. A pesar de experimentar un miedo intenso a engordar, estos individuos mantienen un peso normal o por encima de lo normal. Esta categoría nos recuerda que la anorexia nerviosa no tiene que ver exclusivamente con el aspecto físico, sino también con cuestiones psicológicas, como el miedo intenso a engordar.

Cómo reconocer los signos y síntomas de la anorexia nerviosa

la anorexia nerviosa
Reconocer la anorexia nerviosa puede ser difícil, sobre todo cuando las personas intentan ocultar sus síntomas. Sin embargo, existen signos y síntomas clave a los que hay que prestar atención y que se dividen en tres categorías principales: físicos, psicológicos y conductuales. Examinaremos cada una de estas categorías para comprender mejor lo que debemos buscar.

Indicadores físicos

Los signos físicos de la anorexia nerviosa son quizás los más visibles. Entre ellos se incluyen
  • pérdida extrema de peso
  • fatiga
  • mareos
  • desmayos
  • decoloración de los dedos
  • pérdida de cabello
  • presencia de un vello suave conocido como lanugo
  • en las mujeres, ausencia de menstruación
Síntomas como estreñimiento, dolor abdominal, piel seca o amarillenta e intolerancia al frío también pueden ser indicativos de anorexia nerviosa. Otras complicaciones de salud más graves pueden ser
  • ritmo cardiaco irregular
  • presión arterial baja
  • deshidratación
  • hinchazón de las extremidades
Incluso complicaciones menores, como el estreñimiento, pueden afectar significativamente a la vida diaria y a las actividades de una persona.

Indicadores psicológicos

Más allá de los síntomas físicos, la anorexia nerviosa también tiene indicadores psicológicos. Entre ellos se incluyen:

  • Insatisfacción extrema con su imagen corporal, que refleja una percepción distorsionada de su peso y forma corporal
  • Una baja autoestima subyacente
  • Altos niveles de perfeccionismo

Estos factores psicológicos pueden ser fundamentales en la experiencia de una persona con anorexia nerviosa.

Los trastornos mentales comórbidos, como la ansiedad y la depresión, son frecuentes entre quienes padecen anorexia nerviosa y pueden persistir incluso durante el proceso de recuperación. Los indicadores psicológicos de la anorexia nerviosa incluyen

  • un estado de ánimo decaído
  • retraimiento social
  • irritabilidad
  • menor interés por actividades habitualmente placenteras, como el sexo.

Indicadores conductuales

Los indicadores conductuales de la anorexia nerviosa pueden ofrecer información crucial sobre el trastorno. Las personas con anorexia nerviosa suelen saltarse comidas y negar tener hambre para controlar su peso. También es posible que se ciñan a alimentos «seguros», bajos en grasas y calorías.

La anorexia nerviosa se caracteriza por una concentración en la comida que puede incluir comportamientos como preparar comidas para los demás pero no consumir ninguna, y comer de forma lenta e irregular. Además, el ejercicio excesivo es un indicador conductual común de la anorexia nerviosa, a menudo combinado con una limitación severa de la ingesta de alimentos. El miedo intenso a engordar puede llevar a rituales alimentarios rígidos y a preocuparse por métodos de control de peso como vomitar después de comer y abusar de los laxantes.

Investigación de las causas y los factores de riesgo

La anorexia nerviosa no tiene una única causa, sino que surge de una combinación de factores genéticos, psicológicos y ambientales.

Examinaremos detenidamente estos factores para comprender mejor su papel en el desarrollo de este trastorno.

Influencias biológicas y genéticas

Las influencias biológicas y genéticas desempeñan un papel importante en el desarrollo de la anorexia nerviosa. Los estudios familiares han demostrado una mayor incidencia de la anorexia nerviosa entre los familiares de quienes padecen el trastorno, lo que indica una predisposición genética. Los estudios de gemelos revelan que la anorexia y la bulimia nerviosas tienen importantes componentes hereditarios debidos a factores genéticos. Estas predisposiciones genéticas pueden dar lugar a correlaciones genético-ambientales, en las que las personas pueden estar expuestas a influencias ambientales específicas debido a sus diferencias genéticas. Algunos factores clave a tener en cuenta son
  • Antecedentes familiares de trastornos alimentarios
  • Variaciones genéticas que afectan a la regulación del apetito y al peso corporal
  • Desequilibrios de los neurotransmisores en el cerebro
  • Cambios hormonales durante la pubertad y la adolescencia
  • Presiones culturales y sociales para estar delgado
Comprender estas influencias biológicas y genéticas puede ayudar a diseñar estrategias de prevención y tratamiento de la anorexia nerviosa.

Incluso ciertos rasgos temperamentales, como el perfeccionismo y la sensibilidad a la recompensa, que están influidos por la genética, pueden asociarse a la anorexia nerviosa. Las causas físicas de la anorexia nerviosa incluyen cambios hormonales que controlan funciones críticas y una tendencia familiar que sugiere factores hereditarios.

Presiones ambientales y sociales

Las presiones ambientales y sociales también contribuyen al desarrollo de la anorexia nerviosa. El énfasis cultural en la belleza física y la preferencia social por la delgadez, influidos por la representación mediática de los ideales corporales, pueden contribuir al desarrollo de la anorexia nerviosa. Sin embargo, sólo una minoría de las personas expuestas a estas influencias socioculturales desarrollan cuadros clínicos, lo que indica diferencias individuales en la vulnerabilidad.

Los comentarios negativos de los miembros de la familia sobre la alimentación, la apariencia o el peso también pueden contribuir al desarrollo del trastorno. Por lo tanto, se recomienda promover actitudes y comportamientos saludables dentro de la familia en relación con el peso, la alimentación, el ejercicio y la apariencia como estrategia para ayudar a prevenir la anorexia nerviosa.

Rasgos personales y factores psicológicos

Los rasgos personales y los factores psicológicos también contribuyen significativamente al desarrollo de la anorexia nerviosa. Algunos de estos factores son
  • Perfeccionismo: un rasgo de la personalidad que se observa con frecuencia en individuos con anorexia nerviosa y que suele considerarse un antecedente significativo del trastorno.
  • Necesidad de control: los individuos con anorexia nerviosa suelen tener una fuerte necesidad de control, lo que puede contribuir al desarrollo del trastorno.
  • Comportamientos obsesivos o compulsivos: estos comportamientos se asocian a un riesgo elevado de desarrollar anorexia nerviosa.
Estos rasgos personales y factores psicológicos desempeñan un papel en el desarrollo y mantenimiento de la anorexia nerviosa, a menudo influidos por la percepción que el individuo tiene de la forma de su cuerpo.

Una mala gestión del estrés y centrarse en logros no relacionados con la apariencia pueden ser importantes para prevenir el desarrollo o la escalada de la anorexia nerviosa.

Cuándo buscar atención médica

La anorexia nerviosa es una enfermedad grave que requiere atención médica inmediata. Si usted o alguien que conoce experimenta algún problema asociado a la anorexia nerviosa o sospecha que padece un trastorno alimentario, busque ayuda médica inmediatamente. La detección y el tratamiento precoces de la anorexia nerviosa pueden mejorar significativamente las posibilidades de recuperación, lo que pone de manifiesto la necesidad de una intervención médica rápida.

El diagnóstico de la anorexia nerviosa puede ser complejo cuando los individuos niegan el trastorno alimentario o subestiman la gravedad de su estado, lo que hace necesaria una evaluación profesional. En los casos graves, puede ser necesaria la hospitalización para tratarla:
  • pérdida grave de peso
  • complicaciones asociadas, como trastornos cardíacos
  • depresión grave
  • pensamientos o comportamientos suicidas.

Diagnóstico de la anorexia nerviosa

El diagnóstico de la anorexia nerviosa implica un enfoque multifacético, que incluye exámenes físicos, evaluaciones psicológicas y preguntas sobre pensamientos, sentimientos y conductas alimentarias. Parte del proceso de diagnóstico incluye el estudio de los antecedentes médicos de la persona, en concreto los patrones de pérdida de peso y el índice de masa corporal.

Las evaluaciones psicológicas son un elemento clave en el diagnóstico de la anorexia nerviosa para comprender el estado mental del paciente y su relación con la comida y la imagen corporal. También se realizan análisis de sangre durante el proceso de diagnóstico para comprobar si hay malnutrición y otras complicaciones de salud que pueden derivarse de la anorexia nerviosa.

Enfoques para tratar la anorexia nerviosa

la anorexia nerviosa
El tratamiento de la anorexia nerviosa es un proceso multidisciplinar que incluye rehabilitación nutricional, terapia psicológica y, a veces, medicación u hospitalización. El tratamiento se centra en recuperar un peso saludable, corregir las deficiencias nutricionales y mejorar la salud mental con intervenciones específicas.

Analizaremos con más detalle cada uno de estos enfoques terapéuticos.

Rehabilitación nutricional

La rehabilitación nutricional desempeña un papel crucial en el tratamiento de la anorexia nerviosa. Comienza con una ingesta calórica inicial de 30-40 kcal/kg/día para los pacientes hospitalizados y de unas 20 kcal/kg/día para los pacientes ambulatorios, con el fin de favorecer el restablecimiento del peso. La ingesta calórica suele requerir ajustes continuos, pudiendo aumentar hasta 70-100 kcal/kg/día, para facilitar un aumento de peso objetivo de 1-1,5 kg/semana para los pacientes hospitalizados durante la recuperación.

Tras la recuperación, muchas personas se proponen perder peso y mantener un peso saludable, lo que requiere:
  • un aumento de la ingesta calórica entre 50 y 60 kcal/kg/día, superior a las necesidades de la población general
  • Los dietistas diplomados apoyan el tratamiento elaborando planes individualizados de alimentación sana y educando a los pacientes
  • las actividades terapéuticas, como los diarios de alimentos, ayudan a reconocer los desencadenantes alimentarios.

Intervenciones psicológicas

Las intervenciones psicológicas son la piedra angular del tratamiento de la anorexia nerviosa. Las sesiones regulares con un profesional de la salud mental forman parte integral del plan de tratamiento. La terapia cognitivo-conductual (TCC) se emplea para tratar la anorexia nerviosa centrándose en cambiar los patrones alimentarios restrictivos y el pensamiento distorsionado en torno a la imagen corporal.

La terapia familiar y la terapia cognitivo-conductual de grupo también pueden proporcionar apoyo adicional; la primera implica a la familia del paciente en el tratamiento y la segunda facilita el apoyo entre iguales. Las sesiones de psicoterapia individual se centran en modificar los procesos cognitivos y los comportamientos del paciente para combatir la anorexia nerviosa.

Medicación y hospitalización

En casos graves de anorexia nerviosa, puede ser necesaria la medicación y la hospitalización. La hospitalización puede ser necesaria para estabilizar problemas graves de salud física o mental o para iniciar el aumento de peso. La medicación antipsicótica, como Zyprexa, puede ser útil para ganar peso, y a veces se recetan medicamentos para regular el periodo.

Los programas de tratamiento diurno y residencial proporcionan entornos estructurados para el tratamiento intensivo de los trastornos alimentarios.

Comprender las complicaciones y los efectos a largo plazo

la anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa no es sólo un trastorno que afecta a la persona a corto plazo; puede dar lugar a una serie de problemas de salud física e impactos en la salud mental que pueden persistir a largo plazo. Las complicaciones físicas incluyen:

  • Problemas endocrinos como hipotiroidismo y desequilibrios hormonales.
  • Alteraciones electrolíticas que provocan daños renales
  • Problemas cardiovasculares como cardiomiopatía y ritmo cardiaco irregular
  • Problemas de salud ósea como osteoporosis y aumento del riesgo de fracturas debido al déficit de calcio y vitamina D.

No pueden pasarse por alto las repercusiones de la anorexia nerviosa en la salud mental. Los pacientes suelen experimentar altos niveles de angustia psicológica y a menudo presentan trastornos mentales comórbidos, lo que puede complicar tanto el curso como el tratamiento del trastorno alimentario. Algunas de las repercusiones más comunes de la anorexia nerviosa en la salud mental son:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
  • Trastorno dismórfico corporal (TDC)
  • Conductas autolesivas

El síndrome de realimentación es una complicación grave que puede producirse durante la rehabilitación nutricional de las personas con anorexia nerviosa y requiere un tratamiento cuidadoso para evitar desequilibrios electrolíticos potencialmente mortales. 

Estrategias de prevención y apoyo

La prevención de la anorexia nerviosa y la prestación de apoyo a quienes padecen este trastorno requieren un enfoque polifacético. Algunos factores clave para el éxito del tratamiento de la anorexia nerviosa son:

  • Apoyo familiar, haciendo hincapié en la necesidad de desarrollar actitudes saludables en la familia hacia la imagen corporal y la alimentación.
  • Acceso a recursos como la National Eating Disorders Collaboration para la prevención y el tratamiento basados en pruebas.
  • Apoyo a las familias y cuidadores a través de organizaciones como Eating Disorders Families Australia.
  • Si abordamos estos factores, podemos trabajar para prevenir la anorexia nerviosa y proporcionar el apoyo necesario a quienes la padecen.

Resumen

En esta completa guía, hemos explorado el complejo mundo de la anorexia nerviosa, profundizando en su definición, tipos, síntomas, causas y tratamientos. También hemos analizado las complicaciones y los efectos a largo plazo del trastorno, destacando la importancia de buscar ayuda médica, la prevención y las estrategias de apoyo. Recuerde que la anorexia nerviosa no sólo afecta al individuo, sino también a sus seres queridos y a la comunidad en general. Si comprendemos mejor este trastorno, todos podremos contribuir al bienestar y la recuperación de los afectados.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la anorexia nerviosa?

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario potencialmente mortal que se caracteriza por un miedo intenso a engordar, lo que lleva a restringir la ingesta de alimentos y a tener un peso corporal significativamente bajo. Su superación requiere tratamiento y apoyo profesional.

¿Cómo se diagnostica la anorexia nerviosa?

La anorexia nerviosa se diagnostica mediante exámenes físicos, evaluaciones psicológicas y preguntas sobre pensamientos, sentimientos y conductas alimentarias. Estos pasos son esenciales para un diagnóstico preciso.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento de la anorexia nerviosa?

Las opciones de tratamiento de la anorexia nerviosa pueden incluir rehabilitación nutricional, terapia psicológica y, ocasionalmente, medicación u hospitalización. Es importante consultar a un profesional sanitario para recibir un tratamiento personalizado.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la anorexia nerviosa?

Los efectos a largo plazo de la anorexia nerviosa pueden provocar problemas de salud física, como desequilibrios hormonales, problemas cardiovasculares y problemas de salud ósea, así como repercusiones en la salud mental, como angustia psicológica y trastornos mentales comórbidos. Es importante buscar ayuda y tratamiento para abordar estas posibles consecuencias a largo plazo.

¿Cómo se puede prevenir la anorexia nerviosa?

Para prevenir la anorexia nerviosa hay que promover actitudes sanas en la familia, buscar recursos en organizaciones como la National Eating Disorders Collaboration y utilizar las líneas telefónicas de ayuda para hablar confidencialmente de los problemas.

Contenido original del equipo de redacción de Upbility. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin citar al editor.

 

Artículo anterior Explorando la empatía: Comprender y potenciar su inteligencia emocional
Artículo siguiente Entender el trastorno bipolar: Síntomas, tratamiento y apoyo