Descubra nuestros nuevos libros! Pulse aquí

OFERTA ESPECIAL

10% de descuento en la serie "Situaciones sociales - Filp Cards"

Z79SS96R4Q

Navegando por cada etapa del duelo: Estrategias para la curación y la esperanza

Navegando por cada etapa del duelo: Estrategias para la curación y la esperanza

El duelo es un viaje profundamente personal con señales comunes conocidas como las "etapas del duelo". Si quieres entender estos cambios emocionales, debes saber que el camino no es sencillo ni igual para todos. Este artículo arroja luz sobre cada una de las etapas del duelo, ofrece estrategias para afrontarlas y subraya la naturaleza individual del duelo, recordándote que la forma en que atraviesas estas etapas es tan única como tu propia historia.

Puntos clave

  • El duelo es un proceso no lineal y complejo en el que influyen factores individuales como la personalidad, la experiencia vital y la naturaleza de la pérdida, que no tiene un marco temporal estándar y que consta de síntomas emocionales y físicos.
  • Las cinco etapas del duelo (negación, ira, negociación, depresión, aceptación) proporcionan un marco para entender el duelo, pero no se experimentan de forma secuencial o uniforme, sino que el viaje es muy personal e individualizado.
  • Las consideraciones especiales sobre el duelo deben tener en cuenta los retos específicos a los que se enfrentan las distintas poblaciones, como la comunidad LGBTQ+, y la importancia de abordar el duelo no resuelto para mantener la salud emocional y física.

Comprender el viaje a través del duelo

El duelo

El duelo es la respuesta emocional a la pérdida, marcada por síntomas emocionales como la tristeza, el miedo o la soledad, que a menudo conducen al dolor emocional. Es una reacción común e innata ante la ausencia de algo o alguien significativo. El proceso de duelo no es lineal, y los individuos pueden experimentar sentimientos de duelo en distintos órdenes sin un marco temporal específico. Incluso años después de una pérdida, el duelo puede surgir durante cambios vitales importantes.

Los síntomas más comunes del duelo son:

  • Sentirse como en una pesadilla o cuestionarse las propias creencias
  • Llorar
  • Experimentar ira
  • Buscar la soledad

Los síntomas físicos también pueden estar presentes durante el proceso de duelo. Permitirse experimentar y expresar honestamente las emociones puede ayudar en el proceso de duelo. Actividades como hacer un álbum de recortes o escribir un diario pueden ser salidas beneficiosas para estos sentimientos.

El proceso de duelo puede verse influido por una serie de factores individuales:

  • Personalidad
  • Estilo de afrontamiento
  • Experiencia vital
  • Fe
  • El significado de la pérdida

El duelo colectivo, experimentado por un grupo o una comunidad, también puede influir en el proceso de duelo. Esto subraya la importancia de reconocer la singularidad de cada experiencia de duelo y la necesidad de enfoques personalizados para superarla.

La inevitabilidad del duelo

El duelo se reconoce como una respuesta habitual a la pérdida y no requiere un diagnóstico clínico. Sin embargo, el duelo traumático puede requerir la intervención de un profesional para ayudar a las personas a afrontar las intensas emociones y los retos que conlleva. Se caracteriza por profundas reacciones emocionales y físicas tras el fallecimiento de un ser querido.

El duelo no es sólo un fenómeno psicológico, sino que también tiene implicaciones físicas. Provoca que el cerebro inicie una serie de respuestas al estrés. La inflamación prolongada inducida por el estrés puede contribuir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Desde el punto de vista de la biología evolutiva, se cree que el duelo es consecuencia de los vínculos de apego.

Afrontar el duelo es vital para mantener la salud emocional y física. La vivencia del duelo puede variar en función de la edad del individuo. Los niños pueden tener creencias acerca de traer de vuelta a sus seres queridos y pueden estar preocupados por el miedo, mientras que los adultos mayores pueden experimentar el duelo con más frecuencia debido a la pérdida natural que conlleva el envejecimiento.

Experimentar el duelo de muchas formas

El duelo puede adoptar muchas formas:

  • Duelo anticipatorio, que surge antes de una pérdida sustancial.
  • Duelo retardado, en el que las emociones se sienten mucho después de la pérdida.
  • Duelo acumulativo, en el que se sufren varias pérdidas simultáneamente.
  • Duelo abreviado, caracterizado por un proceso de duelo notablemente breve

Cada variante conlleva implicaciones emocionales y estrategias de afrontamiento únicas.

El duelo anticipado, por ejemplo, puede abarcar una serie de emociones complejas, incluida la ira. No obstante, también ofrece a las personas la oportunidad de prepararse para la pérdida inminente, abordar cualquier asunto pendiente o despedirse.

Por el contrario, las personas que lloran pérdidas estigmatizadas o aquellas cuyas relaciones con el fallecido no son ampliamente reconocidas pueden encontrar mayores dificultades en el proceso de duelo debido a la falta de comprensión y apoyo. La minimización de las pérdidas, como la muerte de una mascota, un trabajo o una amistad, puede empeorar los retos a los que se enfrenta una persona a la hora de afrontar su duelo y buscar resolución y apoyo.

Las cinco etapas del duelo

El duelo

El proceso de duelo puede entenderse a menudo a través de las cinco etapas del duelo, un concepto introducido por Elisabeth Kübler-Ross en 1969. Estas etapas -negación, ira, negociación, depresión y aceptación- ofrecen un marco para comprender el proceso de duelo. Algunos modelos proponen siete etapas de duelo, que incluyen:

  • Conmoción e incredulidad
  • Negación
  • Ira
  • Negociación
  • Depresión
  • Aceptación
  • Esperanza o reconstrucción

Estas etapas proporcionan una hoja de ruta para navegar por las complejas emociones y experiencias que acompañan al duelo.

Tenga en cuenta que el viaje a través de las cinco etapas del duelo es profundamente personal. Ninguna respuesta a la pérdida es típica, al igual que ninguna pérdida es típica, y no todo el mundo pasará por todas las etapas o en un orden específico. La propia Elisabeth Kübler-Ross dijo que nunca se pretendió meter las emociones desordenadas en paquetes ordenados, ya que cada persona experimenta el duelo de forma diferente.

Además, las etapas del duelo no son secuenciales y no tienen por qué seguir un patrón establecido. Las personas pueden experimentar las etapas en secuencias diferentes, volver a ellas varias veces o saltarse algunas por completo. La duración de cada etapa también puede variar significativamente, y las etapas pueden ser transitorias. El duelo puede implicar emociones confusas que pueden no seguir un patrón predecible. El factor fundamental para comprender el duelo es reconocer su naturaleza profundamente personal.

Shock inicial: Negación

La negación es la fase inicial del duelo, en la que las personas se enfrentan a la conmoción y la incredulidad de su pérdida. Es una reacción natural que proporciona un alivio temporal de la dura realidad de la situación. Esta etapa sirve como amortiguador emocional, dando tiempo a las personas para asimilar y procesar gradualmente la noticia.

A pesar de su naturaleza angustiosa, la fase de negación sigue siendo un aspecto crucial del proceso de curación. Permite a las personas regular sus sentimientos de dolor e iniciar el camino hacia la aceptación. Afrontar la negación de forma eficaz implica reconocer la pérdida, permitirse experimentar las emociones asociadas y dedicar tiempo al proceso de curación.

La oleada de emociones: La ira

La segunda etapa, la ira, puede presentarse a menudo como una oleada de emociones. Esta etapa se caracteriza por sentimientos de resentimiento y frustración, que pueden dirigirse hacia uno mismo o hacia los demás. Los desencadenantes de esta ira pueden ser variados, incluyendo sentimientos de injusticia, pérdida de control o conflictos no resueltos.

La expresión de la ira puede manifestarse de diversas maneras, como verbalizando los sentimientos, expresando frustración y reaccionando con ira ante situaciones realmente angustiosas. Ten en cuenta que la duración de la etapa de ira en el duelo no está predeterminada. El duelo es una experiencia personal y puede variar significativamente en cada individuo.

Búsqueda de respuestas: Negociación

La negociación es la tercera etapa del duelo. Durante esta fase, las personas a menudo buscan respuestas e intentan recuperar el control sobre su situación. Esta etapa suele servir como mecanismo de afrontamiento, ofreciendo una sensación de control en medio de una situación aparentemente incontrolable.

Es habitual que los individuos se obsesionen con lo que ellos u otros podrían haber hecho para evitar la pérdida, así como con pensamientos sobre cómo sería la vida si la pérdida no se hubiera producido. La negociación suele desempeñar un papel importante en los rituales y costumbres culturales de diversas sociedades, ya que proporciona un medio estructurado para expresar y gestionar la experiencia del duelo.

La carga emocional del duelo 

El duelo

El duelo supone una carga emocional importante para las personas, y las etapas de depresión y aceptación forman parte de este proceso. Los indicadores comunes de depresión durante el proceso de duelo abarcan:

  • Dificultad para dormir
  • Falta de apetito
  • Fatiga
  • Disminución de la energía
  • Ataques de llanto
  • Autocompasión
  • Sentimientos de soledad, aislamiento, vacío, pérdida y ansiedad

La etapa de depresión del duelo se caracteriza porque el individuo siente la pérdida de su ser querido con mayor intensidad y se repliega sobre sí mismo a medida que la tristeza se intensifica. A continuación, la aceptación en el contexto del duelo implica reconocer y comprender el impacto de la pérdida en la vida actual.

Un duelo no resuelto puede dar lugar a manifestaciones físicas o emocionales que pueden repercutir negativamente en la salud.

Manejar la depresión en el duelo

En el duelo, las emociones angustiosas tienden a ir y venir, a veces acompañadas de recuerdos cariñosos del fallecido, mientras que en la depresión mayor se produce una disminución prolongada del estado de ánimo y/o del interés durante un mínimo de dos semanas. El duelo suele implicar la preservación de la autoestima, mientras que la depresión grave a menudo implica sentimientos de inadecuación y odio hacia uno mismo.

Los indicadores específicos de la depresión durante el proceso de duelo pueden abarcar sentimientos intensos de tristeza, un deseo de aislarse y sentimientos de desesperanza. Estos comportamientos típicos se inician frecuentemente por el reconocimiento de la pérdida y sus efectos en el individuo, dando lugar a manifestaciones como llanto, alteraciones del sueño, disminución del apetito, sentimientos de estar inundado, arrepentido y aislado.

Llegar a una nueva comprensión: Aceptación

La aceptación dentro de las cinco etapas del duelo significa la capacidad de:

  • Reconocer la realidad de la pérdida
  • Iniciar el proceso de seguir adelante
  • Comprender la magnitud de la pérdida
  • Aceptar cómo la pérdida ha alterado la propia vida

Esta etapa se distingue de las demás por abarcar la aceptación de la pérdida, en lugar de resistirse a ella o añorar el pasado.

Alcanzar la aceptación en el afrontamiento del duelo implica asumir la realidad de la pérdida, comprender su impacto y buscar activamente formas de seguir adelante en lugar de aferrarse al pasado. Esto puede conducir a una gestión más constructiva de la situación y a una base para la adaptación futura. La progresión hacia la fase de aceptación puede caracterizarse por una serie de emociones, entre las que se incluyen el shock, la negación, la ira, la culpa y el arrepentimiento, acompañadas de un reconocimiento cada vez mayor de la realidad y la naturaleza duradera de la pérdida.

Cuando el duelo no sigue el guión

El duelo

El duelo no siempre sigue el camino esperado. Es crucial reconocer el duelo complicado, una afección caracterizada por sentimientos de dolor duraderos que no remiten sin intervención. Además, los impactos psicológicos de la muerte inesperada en el proceso de duelo pueden abarcar:
  • el desarrollo de síntomas de depresión y ansiedad
  • el consumo de sustancias
  • ataques de ansiedad
  • fatiga crónica
  • pensamientos suicidas
  • obsesión por el difunto
Reconocer un duelo complicado es fundamental, ya que permite a las personas buscar la ayuda y el apoyo necesarios. Esto es especialmente importante en casos de muerte súbita o catástrofes naturales, que pueden tener un impacto único en el proceso de duelo debido a la naturaleza inesperada y a menudo traumática de la pérdida.

Reconocer el duelo complicado

El duelo complicado se caracteriza por:
  • Trastorno de duelo prolongado, que a menudo implica un proceso de duelo intenso y la elaboración de la pena.
  • Necesidad de ayuda profesional
  • Desencadenado por emociones intensas y dificultades para asumir la pérdida
  • Repercusiones negativas en el bienestar físico y las relaciones interpersonales
Los indicios de duelo complicado incluyen la incapacidad de aceptar la pérdida, buscar al ser querido en lugares familiares, experimentar una intensa nostalgia o sentir que la vida carece de propósito. Abordar el duelo no resuelto puede requerir la aplicación de estrategias como reconocer la naturaleza transitoria de las emociones y los pensamientos, afrontar activamente el dolor, participar en actividades de atención plena, buscar orientación de consejeros profesionales y priorizar el autocuidado mediante el descanso, la nutrición, la relajación y la actividad física adecuados.

El impacto de la muerte súbita o los desastres naturales

La muerte súbita o los desastres naturales pueden tener un impacto único en el proceso de duelo. Los efectos psicológicos que experimentan las personas que han perdido a un ser querido por muerte súbita abarcan:
  • La aparición de síntomas relacionados con la depresión
  • Ansiedad
  • Consumo de sustancias
  • El posible desarrollo de otros trastornos psiquiátricos
La intensidad y duración del duelo por una muerte súbita suelen ser mayores en comparación con el duelo por una muerte tras una enfermedad.

Las reacciones emocionales típicas ante una pérdida inesperada pueden abarcar tristeza, ira, culpa, ansiedad, soledad, impotencia, desesperanza, conmoción, añoranza, alivio y entumecimiento. Las reacciones conductuales pueden implicar retraimiento social, alteraciones en el nivel de actividad, evitación de lugares o recuerdos del fallecido y concentración en los recuerdos del fallecido.

Mecanismos de afrontamiento para cada fase 

El duelo

Para atravesar el laberinto emocional que es el duelo, es fundamental utilizar estrategias de afrontamiento en cada etapa. Estos mecanismos incluyen la expresión honesta de los sentimientos y la búsqueda de sistemas de apoyo. Expresar sus emociones, como la ira, puede ser fortalecedor y fortalecedor, y puede ayudar en el proceso de afrontamiento durante el duelo.

Durante la etapa de negociación del duelo, los sistemas de apoyo son cruciales, ya que proporcionan comprensión, empatía y promueven estrategias de afrontamiento saludables. Estos elementos pueden ayudar a remodelar los pensamientos en busca de sentido y aceptación. Un método eficaz para buscar apoyo mientras se navega por el proceso de aceptación durante el duelo es unirse a grupos como GriefShare, que ofrecen un entorno seguro y comprensivo para que las personas compartan sus experiencias y retos relacionados con el duelo.

Expresar honestamente los sentimientos

La expresión de sentimientos durante el duelo ofrece una vía segura para la expresión emocional abierta sin miedo a la crítica, valida la propia experiencia y puede ayudar en la transición del enfoque de las emociones negativas a las positivas, ofreciendo un respiro psicológico y reponiendo los recursos internos. Las formas apropiadas de expresar el dolor de forma abierta y honesta incluyen evaluar los sentimientos y compartirlos con amigos o un terapeuta, reconocer la situación, expresar condolencias y permitirse experimentar y comunicar el dolor sin sentir la necesidad de parecer fuerte.

Facilitar la expresión de los sentimientos durante el duelo implica proporcionar apoyo, escuchar sin juzgar y crear un espacio seguro para la persona. Es crucial comunicar que hablar de las emociones es aceptable y ofrecer apoyo continuo a lo largo de su viaje de duelo. Abstenerse de expresar abiertamente el dolor puede provocar efectos fisiológicos, aislamiento social, un proceso de duelo complicado y problemas de salud mental como depresión y ansiedad.

Encontrar sistemas de apoyo

Los sistemas de apoyo desempeñan un papel crucial en el proceso de duelo al ofrecer consuelo, validación y empatía. Alivian la sensación de aislamiento y crean un entorno seguro para la expresión de las emociones. El apoyo social se manifiesta de diversas formas, como la escucha atenta, la ayuda práctica y la compañía.

Las personas LGBTQ+ en duelo pueden encontrarse con una falta de reconocimiento de su pérdida, preguntas intrusivas y factores de estrés no deseados. Además, pueden enfrentarse a obstáculos para obtener apoyo en el duelo, lo que puede intensificar la dificultad de su proceso de duelo. Las estrategias de afrontamiento recomendadas para las personas LGBTQ+ que experimentan el duelo incluyen mantener una mentalidad positiva, ampliar las conexiones sociales, buscar ayuda profesional, participar en prácticas de autocuidado, confiar en una persona o terapeuta de confianza, participar en la atención plena y la meditación, llevar un diario y buscar el apoyo de las organizaciones de la comunidad LGBTQ+.

Seguir adelante tras la pérdida

Una vez superada la tormenta del duelo, el camino hacia la curación implica avanzar. Este proceso implica el autocuidado y dejar espacio para la alegría en la propia vida. El autocuidado desempeña un papel vital en el proceso de curación durante el duelo. Contribuye a aliviar el sufrimiento mental, físico y espiritual.

Para reintroducir la alegría tras experimentar una pérdida, es crucial reconocer y procesar las emociones. Se puede cultivar la alegría buscando la belleza en la vida y capturando momentos de alegría, por ejemplo, fotografiando a diario algo bello. Seguir adelante significa aceptar la pérdida sin dejar de conservar los recuerdos. Indica que la aceptación no implica borrar el pasado, ya que los recuerdos de la pérdida se convierten en parte integrante de la definición de nuestra identidad.

El papel del autocuidado

El autocuidado durante el duelo es crucial para mantener la salud emocional y física. El autocuidado desempeña un papel crucial en el proceso de curación y puede aliviar significativamente el sufrimiento mental, físico y espiritual. Es esencial dar prioridad al autocuidado durante el proceso de duelo.

Tómese el tiempo necesario y esté abierto a buscar y aceptar el apoyo de un amigo, familiar o profesional de confianza.

Dejar espacio para la alegría

Permitirse la alegría en el proceso de duelo sirve para contrarrestar el espacio abrumador que puede ocupar el dolor, ofreciendo la oportunidad de aprovechar las reservas de alegría y consuelo que coexisten en nuestro interior, sin anular el dolor del duelo. Experimentar alegría tras una pérdida puede contribuir a:

  • una disminución de las hormonas del estrés
  • una mejora del dolor
  • alivio de la depresión
  • sensación de alivio, paz y felicidad

Redescubrir la alegría después de sufrir una pérdida es posible normalizando el duelo, buscando el apoyo de la comunidad y practicando la autocompasión. Es posible volver a encontrar la alegría, incluso después de soportar la pesada carga de la pérdida.

Los caminos únicos del duelo

El camino del duelo es tan individual como las personas que lo recorren. En el camino de cada persona influyen multitud de factores, desde las características personales hasta el contexto cultural. El respeto de estas diferencias individuales es crucial para proporcionar un apoyo eficaz y comprensión durante el proceso de duelo.

Las prácticas y rituales culturales influyen enormemente en la forma en que las personas procesan y expresan el duelo. Del mismo modo, los rasgos de personalidad como la extraversión, la franqueza, la amabilidad y el sentido de la conciencia están relacionados con una mejor afrontamiento y preparación para el duelo. El duelo también se considera no lineal debido a que las personas pueden experimentar sus diversos aspectos en diferentes momentos y sin un orden específico, a menudo revisando ciertas etapas varias veces a lo largo de su viaje de duelo.

Respetar las diferencias individuales

Respetar las diferencias individuales en el proceso de duelo es vital, reconociendo que cada persona experimenta el duelo de una manera distinta. El duelo es una experiencia compleja que adopta diversas formas:

  • duelo normal
  • duelo anticipatorio
  • duelo complicado
  • duelo distorsionado
  • duelo colectivo
  • duelo privado de derechos

Factores personales como la edad, el sexo y la relación con el fallecido influyen considerablemente en el proceso de duelo.

Demostrar respeto por las diferencias individuales en el proceso de duelo implica:

  • Permitir que las personas hagan el duelo a su manera.
  • Abstenerse de imponer juicios o creencias personales en su respuesta a la muerte de un ser querido.
  • Ser comprensivo y abierto a sus experiencias y perspectivas únicas.
  • Ofrecer apoyo en persona y sin prejuicios
  • Reconocer la naturaleza distintiva de su proceso

Aceptar la naturaleza no lineal del duelo

A menudo, el duelo no es lineal, y las personas experimentan las etapas en distintos órdenes o las repiten varias veces. Caracterizar el duelo como no lineal indica que las etapas del duelo no están confinadas a una secuencia fija y pueden aparecer a intervalos impredecibles. Denota un viaje impredecible y fluctuante caracterizado por fluctuaciones, emociones imprevistas y acontecimientos inesperados.

En la no linealidad del duelo pueden influir factores como:

  • la experiencia individual
  • los sistemas de apoyo
  • resiliencia emocional
  • la naturaleza de la pérdida
  • personalidad
  • mecanismos de afrontamiento
  • factores culturales

Revisar las etapas del duelo puede tener un impacto significativo en el proceso general de duelo al enfatizar la complejidad y la individualidad del viaje de cada persona.

Consideraciones especiales en el duelo

El duelo implica consideraciones especiales, como las experiencias distintivas de la comunidad LGBTQ+ y el manejo del duelo no resuelto previamente. La comunidad LGBTQ+ a menudo se enfrenta a retos únicos en el duelo, como la discriminación, la falta de apoyo y la falta de reconocimiento de su pérdida.

Por otra parte, el duelo no resuelto puede tener profundas repercusiones en la salud mental y física de una persona. Abordar estas consideraciones especiales implica reconocer y validar estas experiencias únicas y proporcionar el apoyo y los recursos necesarios, como consultar a un asesor en duelo.

Esto implica reconocer que el duelo no tiene un modelo estándar, y que el viaje de cada persona es único y válido.

El duelo en la comunidad LGBTQ

La comunidad LGBTQ+ a menudo se enfrenta a retos únicos en el duelo. El impacto colectivo de la discriminación, los prejuicios, la violencia y la lucha por la aceptación pueden intensificar el proceso de duelo entre las personas LGBTQ+. Además, pueden enfrentarse a obstáculos para obtener apoyo en el duelo, lo que puede intensificar la dificultad de su proceso de duelo.

Proporcionar apoyo a un individuo a medida que navegan su proceso de duelo único implica:

  • Ofrecer apoyo en persona y sin prejuicios.
  • Reconocer la naturaleza distintiva de su proceso
  • Respetar sus métodos personales y su calendario de duelo
  • Demostrar empatía, compasión y comprensión.

Tratamiento del duelo no resuelto

El duelo no resuelto se refiere a la incapacidad de procesar a fondo y navegar por el camino del duelo después de experimentar una pérdida. El duelo no resuelto puede tener un impacto significativo en la salud mental y física de un individuo, incluyendo:

  • Mayor riesgo de depresión
  • Mayor riesgo de ansiedad
  • Alteraciones del sueño
  • Pensamientos y comportamientos suicidas
  • Enfermedad física

Abordar el duelo no resuelto puede ser difícil, pero es crucial para la curación. Implica:

  • Reconocer la naturaleza transitoria de las emociones y los pensamientos.
  • Afrontar activamente el dolor
  • Participar en actividades de atención plena
  • Buscar orientación de consejeros profesionales

Dar prioridad al autocuidado mediante el descanso, la nutrición, la relajación y la actividad física adecuados.

Resumen

Atravesar el duelo es una experiencia profundamente personal y única, en la que influyen multitud de factores y que a menudo no sigue un camino predecible o lineal. Comprender las etapas del duelo, reconocer las diferencias individuales en la forma de afrontarlo y emplear diversos mecanismos de afrontamiento puede proporcionarnos las herramientas necesarias para navegar por este difícil camino. Recuerde que está bien sentir, lamentarse y buscar ayuda. Aunque el dolor de la pérdida nunca desaparezca del todo, podemos aprender a seguir adelante, cargando con nuestros recuerdos sin estar anclados en nuestro dolor.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son las 5 etapas del duelo en orden?

Las cinco etapas del duelo son: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Se suele hablar de ellas como la progresión típica de las emociones en respuesta a una pérdida.

¿Cuáles son las 7 etapas del duelo?

Las 7 etapas del duelo son: shock, negación, ira, negociación, depresión, prueba y aceptación. Este proceso ayuda a las personas a recuperarse tras experimentar una pérdida. Los síntomas del duelo suelen desaparecer al cabo de 1-2 años.

¿Qué tipo de duelo es el más duro?

A menudo se cree que el tipo de duelo más duro es la aceptación, ya que requiere reconocer plenamente la pérdida de un ser querido. Esto puede ser especialmente difícil, ya que suele ocurrir más tarde en el proceso de duelo. Cada persona experimenta el duelo de una forma diferente, pero la muerte de un cónyuge es un acontecimiento emocionalmente devastador.

¿Es el duelo un proceso lineal?

No, el duelo no es un proceso lineal. Implica experimentar etapas en diferentes secuencias, volver a visitar etapas varias veces o pasar por alto algunas etapas por completo.

¿Qué es el duelo complicado?

El duelo complicado es un proceso de duelo prolongado e intenso que puede requerir ayuda profesional. Se caracteriza por emociones intensas y dificultades para aceptar la pérdida.

Contenido original del equipo de redacción de Upbility. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin citar al editor.

Referencias

  1. Kübler-Ross, E. (1969). On Death and Dying. Macmillan.

  2. Worden, J. W. (2009). Grief Counseling and Grief Therapy: A Handbook for the Mental Health Practitioner (4th ed.). Springer Publishing Company.

  3. Stroebe, M., Schut, H., & Boerner, K. (2017). Cautioning Health-Care Professionals. Omega, 74(4), 455–473.

  4. Doka, K. J. (Ed.). (2002). Disenfranchised Grief: New Directions, Challenges, and Strategies for Practice. Research Press.

  5. Neimeyer, R. A. (Ed.). (2001). Meaning Reconstruction & the Experience of Loss. American Psychological Association.