Ir a contenido
Síndrome-de-Wilson-guía-completa

Síndrome de Wilson: guía completa

El síndrome de Wilson, un raro trastorno genético que afecta al metabolismo del cobre, es a menudo mal entendido y mal diagnosticado. Esta afección, aunque manejable cuando se detecta a tiempo, puede tener graves consecuencias si no se trata. El objetivo de este artículo es ofrecer una visión general del síndrome de Wilson, incluidos los síntomas, el diagnóstico, las opciones de tratamiento y la importancia de conocer esta enfermedad.

La enfermedad de Wilson es un trastorno genético poco frecuente que afecta aproximadamente a 1 de cada 30.000 a 1 de cada 40.000 personas en todo el mundo. Se hereda de forma autosómica recesiva, lo que significa que ambos progenitores deben ser portadores del gen mutado para que un niño desarrolle la enfermedad. Aunque la incidencia de la enfermedad de Wilson puede variar de una población a otra, en general sigue siendo una enfermedad rara en todo el mundo. 

Síndrome de Wilson 

A. Definición y explicación del trastorno


El síndrome de Wilson, también conocido como degeneración hepatoendocrina, es un trastorno hereditario raro caracterizado por la acumulación de cobre en el organismo, especialmente en el hígado y el cerebro. La acumulación excesiva de cobre provoca daños en los tejidos y diversos síntomas neurológicos y psiquiátricos. Esta enfermedad se debe a mutaciones en el gen ATP7B, responsable de la producción de una proteína que ayuda a regular la distribución y excreción del cobre en el organismo.

B. El papel del cobre en el organismo

El cobre es un oligoelemento esencial que desempeña un papel fundamental en diversas funciones corporales, como la formación de glóbulos rojos, el mantenimiento de las células nerviosas y el desarrollo de los tejidos conectivos. En los individuos sanos, el exceso de cobre se elimina a través del hígado; sin embargo, en las personas con síndrome de Wilson, el gen ATP7B mutado bloquea la capacidad del organismo para eliminar el exceso de cobre, lo que provoca una acumulación de sustancias tóxicas hasta un nivel potencialmente mortal.

C. Factores genéticos que contribuyen al síndrome de Wilson

La enfermedad de Wilson es un trastorno autosómico recesivo, lo que significa que una persona debe heredar dos copias del gen mutado (una de cada progenitor) para desarrollar la enfermedad. Los padres portadores de un gen mutado se denominan portadores y no suelen presentar signos ni síntomas. Sin embargo, tienen un 25% de probabilidades de tener un hijo con síndrome de Wilson si ambos progenitores son portadores.
 

Síntomas y diagnóstico de la enfermedad de Wilson

A. Primeros signos y síntomas a los que hay que prestar atención

Los signos y síntomas del síndrome de Wilson pueden variar significativamente entre las personas afectadas y suelen empezar a aparecer entre los 6 y los 45 años. Los primeros síntomas pueden incluir:

  • Fatiga y debilidad
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos)
  • Dolor e hinchazón abdominal
  • Dolor y rigidez en las articulaciones
  • Pérdida de peso inexplicable

Al principio, la mayoría presenta un deterioro cognitivo leve y torpeza, así como cambios de comportamiento. A medida que la enfermedad progresa, pueden aparecer síntomas neurológicos y psiquiátricos más graves, como

  • Terror
  • Dificultad para hablar y tragar
  • Marcha inestable
  • Cambios de personalidad
  • Depresión y ansiedad

Aproximadamente la mitad de las personas con enfermedad de Wilson tienen problemas neurológicos o psiquiátricos.

B. Evolución del síndrome de Wilson

Si no se trata, la enfermedad de Wilson puede provocar lesiones hepáticas graves, como cirrosis e insuficiencia hepática. Además, la acumulación excesiva de cobre en el cerebro puede provocar síntomas neurológicos debilitantes, que pueden llegar a ser irreversibles con el tiempo. El diagnóstico y tratamiento precoces son vitales para prevenir o minimizar estas complicaciones.

C. Pruebas y procedimientos diagnósticos

El diagnóstico del síndrome de Wilson puede ser difícil debido a la diversidad de sus síntomas y a su rareza. Sin embargo, varias pruebas y procedimientos diagnósticos pueden ayudar a confirmar el diagnóstico, entre ellos:

Análisis de sangre: Estas pruebas miden los niveles de cobre y ceruloplasmina (una proteína fijadora de cobre) en la sangre. La disminución de los niveles de ceruloplasmina y el aumento de los niveles de cobre libre son indicativos del síndrome de Wilson.

Prueba de cobre en orina de 24 horas: Esta prueba mide la cantidad de cobre excretado en la orina durante un periodo de 24 horas. Los niveles elevados de cobre en la orina son compatibles con el síndrome de Wilson.

Biopsia hepática: Se toma una pequeña muestra de tejido hepático y se analiza para detectar la presencia de un exceso de cobre.

Pruebas genéticas: Esta prueba identifica mutaciones en el gen ATP7B, confirmando el diagnóstico en individuos con antecedentes familiares o cuadro clínico sugestivo. 

¿Puedo heredar la enfermedad de Wilson?

Puede heredar la enfermedad de Wilson si ambos progenitores son portadores del gen mutado ATP7B. La enfermedad de Wilson es un trastorno autosómico recesivo, lo que significa que debe heredar dos copias del gen mutado (una de cada progenitor) para desarrollar la enfermedad. Si ambos progenitores son portadores, cada uno tiene un gen mutado y otro normal. Normalmente no presentan signos ni síntomas de la enfermedad.

Por cada hijo de padres portadores, hay uno:

  • 25% de posibilidades de heredar dos genes mutados y desarrollar la enfermedad de Wilson
  • 50% de probabilidades de heredar un gen mutado, lo que convierte al niño en portador como los padres
  • 25% de probabilidades de no heredar ningún gen mutado y no estar afectado.

Tratamiento y gestión de la enfermedad de Wilson

A. Opciones de tratamiento convencionales

1. Medicamentos: El principal tratamiento del síndrome de Wilson consiste en medicamentos denominados agentes quelantes, como la penicilamina o la trentina. Estos fármacos fijan el cobre, facilitando su eliminación del organismo a través de la orina. En algunos casos, también puede recetarse acetato de zinc para evitar la absorción de cobre de la dieta.

2. Intervenciones quirúrgicas: En los casos graves en los que el daño hepático es extenso, puede ser necesario un trasplante de hígado. Este procedimiento consiste en sustituir el hígado dañado por un hígado sano procedente de un donante.

B. Cambios en el estilo de vida para apoyar el tratamiento

Dieta: Se recomienda una dieta baja en cobre para las personas con enfermedad de Wilson. Deben limitarse o evitarse los alimentos ricos en cobre, como el marisco, el hígado, los frutos secos, el chocolate y las setas. Un dietista diplomado puede proporcionar orientación personalizada sobre las modificaciones dietéticas apropiadas.

Ejercicio: La actividad física regular puede ayudar a mejorar la salud y el bienestar general. Sin embargo, las personas con síndrome de Wilson deben consultar con su profesional sanitario antes de iniciar cualquier programa de ejercicio para asegurarse de que es seguro y adecuado.

Control del estrés: Las técnicas eficaces de gestión del estrés, como la meditación de atención plena, el yoga o los ejercicios de respiración profunda, pueden ayudar a aliviar el estrés y mejorar el bienestar emocional.

C. Ver

Las reuniones periódicas de seguimiento con los profesionales sanitarios son esenciales para las personas con enfermedad de Wilson. Estas citas permiten realizar un seguimiento continuo de los niveles de cobre, la función hepática y los síntomas neurológicos para garantizar que el tratamiento es eficaz y realizar los ajustes necesarios cuando sea preciso. 

¿Qué debo evitar comer con la enfermedad de Wilson?

Si padece la enfermedad de Wilson, es importante que siga una dieta baja en cobre para evitar una mayor acumulación de cobre en su organismo. Estos son algunos alimentos que debes limitar o evitar por su alto contenido en cobre:
  • Hígado y vísceras: son especialmente ricos en cobre y deben evitarse.
  • Marisco: Las ostras, los mejillones, las almejas, la langosta y el cangrejo tienen un alto contenido en cobre y deben limitarse o evitarse.
  • Frutos secos y semillas: Las almendras, los anacardos, las pipas de girasol y los cacahuetes contienen cantidades significativas de cobre. Elija con moderación alternativas con bajo contenido en cobre, como las nueces o las pipas de calabaza.
  • Chocolate: El cacao en polvo y el chocolate contienen cantidades significativas de cobre, así que limite su consumo o elija alternativas bajas en cobre.
  • Frutos secos: Las ciruelas pasas, las pasas y los albaricoques tienen un alto contenido en cobre. Elija fruta fresca como manzanas, plátanos y bayas.
  • Cereales integrales y salvado: Pueden ser ricos en cobre. Los cereales pueden tener un alto contenido en cobre.

Síndrome de Wilson 

Vivir con el síndrome de Wilson.

A. Retos emocionales y psicológicos

Vivir con el síndrome de Wilson puede ser un reto, ya que puede afectar a múltiples aspectos de la vida de una persona, incluido su bienestar físico, emocional y social. Es importante abordar cualquier sentimiento de ansiedad, depresión o aislamiento que pueda surgir debido a la enfermedad. Los profesionales de la salud mental, como terapeutas u orientadores, pueden proporcionar apoyo y recursos valiosos para afrontar estos retos.

B. Establecer una red de apoyo

Una red de apoyo sólida es vital para las personas que viven con el síndrome de Wilson. Relacionarse con amigos, familiares, profesionales sanitarios y grupos de apoyo puede proporcionar apoyo emocional, consejos prácticos y un sentimiento de comunidad. Los foros en línea y las plataformas de redes sociales también pueden ayudar a las personas a ponerse en contacto con otras que comparten experiencias similares.

C. Historias inspiradoras de personas que viven con la enfermedad

Muchas personas con síndrome de Wilson han superado los retos asociados al trastorno y llevan una vida plena. Estas historias pueden servir como fuente de esperanza e inspiración para otras personas que se enfrentan a obstáculos similares. Aprender de las experiencias de los demás puede ayudar a las personas a desarrollar estrategias de afrontamiento eficaces y a mantener una actitud positiva.

El síndrome de Wilson es un trastorno genético raro y complejo que requiere un diagnóstico precoz y un tratamiento rápido para prevenir complicaciones graves. Si se conocen los síntomas, el diagnóstico y las opciones de tratamiento de la enfermedad, las personas afectadas y sus familias podrán controlar mejor el trastorno y mantener una alta calidad de vida. La sensibilización y el apoyo a la investigación son pasos fundamentales para mejorar la vida de los afectados por el síndrome de Wilson.

Contenido original del equipo de redacción de Upbility. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin citar al editor. 

Más artículos sobre el autismo: 

Material de ayuda para niños con trastornos del espectro autista, listo para usar:

Autismo/Síndrome de Asperger 

 Material de logopedia listo para usar:

Logopedia 

Material para educación especial, listo para usar:

Profesores de educación especial 

Artículo anterior Neurobiología de la depresión infantil: Nuevos descubrimientos