Ir a contenido
Mutismo-selectivo-qué-es-y-qué-significa-para-los-niños

Mutismo selectivo: qué es y qué significa para los niños

¿Qué es el mutismo selectivo?

El mutismo selectivo es la incapacidad de hablar en entornos sociales a pesar de poder hablar normalmente en un entorno cómodo. La mayoría de las veces, esto ocurre cuando los niños empiezan a ir a la escuela. Pueden tener hábitos de habla normales en casa, pero no pueden interactuar con sus profesores y compañeros cuando llegan a la escuela. El nivel de comunicación que pueda realizar el niño dependerá de la gravedad y de los síntomas particulares de su mutismo selectivo.

Está clasificado como un trastorno de ansiedad que generalmente comienza durante la primera infancia y puede persistir hasta la edad adulta si no se trata. Dicho esto, al igual que otros trastornos de ansiedad, el tratamiento del mutismo selectivo puede ser un reto y requiere paciencia, apoyo y, a menudo, terapia.

Señales del mutismo selectivo

Como se ha mencionado precedentemente, el mutismo selectivo suele comenzar en la primera infancia y se observa por primera vez cuando el niño empieza a relacionarse con personas ajenas a su familia. La mayor señal de advertencia del mutismo selectivo es la diferencia en la capacidad de interactuar y relacionarse con personas desconocidas. Esto suele ilustrarse con una quietud repentina o expresiones faciales congeladas.

Algunas de las actitudes que puede observarcuando un niño sufre de mutismo selectivo son que:

  • Evita el contacto visual con personas con las que no se siente cómodo.
  • Parece tímido y retraído.
  • Parece desinteresado, malhumorado o incluso grosero.
  • Parece nervioso o incómodo con grupos de personas que no conoce.
  • Adopta una postura rígida o tensa.
  • Muestra una mala coordinación en zonas con más gente o personas que no conoce.
  • Parece obstinado o disgustado, se enfada cuando los padres le hacen preguntas o tiene rabietas al llegar a casa después del colegio.

Mitos comunes sobre el mutismo selectivo

Al igual que ocurre con muchos otros tipos de trastornos de la ansiedad, existen muchos mitos o ideas erróneas sobre el mutismo selectivo que pueden perjudicar a las personas que lo padecen, especialmente si son niños. Cuando se trata de mitos sobre el mutismo selectivo, hay cuatro grandes que son los siguientes:

  1. El mutismo selectivo es poco frecuente. En realidad, el mutismo selectivo no es tan raro como mucha gente (incluidos los profesionales de la salud y los investigadores) cree. Esta creencia ha hecho que se pierdan muchos diagnósticos tempranos.
  2. El niño «elige» no hablar. El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad, no de comportamiento. No está eligiendo no hablar o siendo testarudo.
  3. Es simplemente «timidez». La gran diferencia entre el mutismo selectivo y la timidez es que los niños tímidos siguen desenvolviéndose en entornos sociales. Sin embargo, los niños que padecen mutismo selectivo no lo hacen. Por el contrario, se paralizan.
  4. Está relacionado con el autismo. No hay ninguna conexión o correlación comprobada entre el mutismo selectivo y el autismo. Sin embargo, su hijo puede tener ambos trastornos. Pero el hecho de que padezca uno no significa que tenga un «mayor riesgo» de sufrir el otro.

¿Qué causa el mutismo selectivo?

El mutismo selectivo, al igual que muchos otros trastornos de la ansiedad, puede deberse a muchas causas diferentes o ser difícil de atribuir a una única causa. Sin embargo, se sabe que está asociado con la ansiedad. Por ejemplo, cuando los niños se separan de sus familias (como cuando van a la escuela) pueden ponerse ansiosos y esa ansiedad puede manifestarse como mutismo selectivo. Además, suponga que su hijo tiene un impedimento en el habla, dificultades de lenguaje o no está familiarizado con el idioma que se habla a su alrededor. Estos casos pueden hacer que una situación nueva sea aún más estresante para ellos.

Además, algunos niños pueden ser propensos a la sobrecarga sensorial y el hecho de estar en un nuevo entorno con personas y ruidos nuevos y sin ninguna familiaridad puede ser demasiado para ellos. Como resultado, pueden cerrarse en estas situaciones y ser incapaces de hablar con los demás.

¿Cómo se diagnostica el mutismo selectivo?

Diagnosticar el mutismo selectivo a tiempo es la mejor manera de ayudar a su hijo a superarlo y prepararlo para una vida plena. Si no se trata, el mutismo selectivo puede continuar en la adolescencia e incluso en la edad adulta, provocando baja autoestima, aislamiento y trastorno de ansiedad social.

Entonces, ¿cómo se diagnostica el mutismo selectivo? El mutismo selectivo requiere un diagnóstico profesional que puede obtener de un logopeda. Puede ponerse en contacto con su médico si sospecha que su hijo puede padecer mutismo selectivo, y este debería de poder remitirle a un terapeuta de confianza.

¿Qué aspecto tiene el mutismo selectivo en los niños?

Dependiendo de la gravedad del mutismo selectivo, su hijo puede presentar diferentes síntomas. Por ejemplo, en los casos graves, su hijo puede ser incapaz de comunicarse de ninguna manera (ya sea escrita, hablada o gestual) con personas que no estén en su zona de confort. Por otro lado, un niño con una forma menos grave de mutismo selectivo puede ser capaz de ofrecer gestos sencillos para responder a preguntas o, en algunos casos, incluso ofrecer respuestas cortas.

Recuerde, y explique a otros adultos que puedan sentirse desanimados por estos comportamientos (como los profesores que buscan que los niños trabajen juntos socialmente), que el mutismo selectivo no es una elección. Su hijo no es testarudo; simplemente es incapaz de hablar en determinados entornos.

Su hijo puede sentir que los demás le critican cuando habla debido a su tartamudez o a otra parte de su habla con la que puede sentirse incómodo. Es posible que le preocupe equivocarse al hablar y que la gente se ría de él. Incluso si no tiene problemas para hablar en casa, su hijo puede sentirse estresado o congelado en entornos en los que no se siente cómodo.

¿Qué debe hacer cuando interactúa con alguien que tiene mutismo selectivo?

Aunque el tratamiento del mutismo selectivo es esencial para garantizar que su hijo no desarrolle otros trastornos de ansiedad graves en el futuro, es importante que no presione demasiado a su hijo. Esto podría provocarle una mayor ansiedad y retrasar su progreso.

Así que, en lugar de presionarles para que superen constantemente su mutismo selectivo, intente seguir estas pautas para interactuar con un niño que sufre mutismo selectivo.

  • Ignore su silencio, no le incite constantemente a hablar.
  • Elija juegos que no requieran el habla para jugar.
  • Le ayude a quererse a sí mismo.
  • Apoye las formas en que se comunican con los demás.
  • No le elogie cada vez que diga algo: ello puede hacer que se sienta cohibido por el hecho de que siempre se le escuche, quizá más que a los demás.
  • Ayúdele a mantener el contacto con sus compañeros, pero no le presione para que hable.
  • No le critique, sobre todo si se equivoca o resbala con algunas palabras.

Si usted es un docente que busca comunicarse mejor con sus alumnos que sufren de mutismo selectivo, consulte esta hoja informativa de John Hopkins Medicine.

Conclusión

Tanto si es usted un padre como un profesor o cualquier otra persona que interactúe con un niño con mutismo selectivo, estos consejos le ayudarán a comunicarse de forma más eficaz y a fomentar una mejor conexión con estos niños. Recuerde que el mutismo selectivo no es el resultado de que el niño sea difícil o testarudo. Se trata más bien de un trastorno de ansiedad que puede ser muy frustrante para el niño.

Así que, si usted se queda con una sola cosa de este artículo, recuerde que debe ser comprensivo y amable con los niños que sufren de mutismo selectivo.

Copyright Upbility 2022

Escoge el silencio de todas las virtudes, pues con él oyes las imperfecciones de los demás y ocultas las tuyas. George Bernard Shaw 

Sufro de mutismo selectivo

Me gustaría que:

  • dejaras de presionarme para que hable Me haces la vida más difícil.
  • dejaras de alabarme cada vez que me animo a decir algo
  • ignoraras mi silencio
  • eligieras un juego en el que no sea necesario hablar y que jugaras conmigo
  • me ayudaras a quererme más a mi mismo
  • dejaras de criticarme
  • apoyaras la forma en la que me comunico con otras personas
  • ayudaras a mantener el contacto con mis compañeros
  • te pusieras a mi lado, no delante ni detrás de mí   

descarga gratuita de carteles 

más carteles en www.upbility.es

Puede que esto le resulte útil:  

Material de ayuda para niños con trastornos del espectro autista, listo para usar:

Autismo/Síndrome de Asperger 

 Material de logopedia listo para usar:

Logopedia 

Material para educación especial, listo para usar:

Profesores de educación especial 

Material para especialistas, listo para usar:

Especialistas en salud mental

 Material práctico para padres, listo para usar:

Padres 

 mutismo selectivo

Artículo anterior Técnicas de aprendizaje eficaces para alumnos con TDAH