Descubra nuestros nuevos libros! Pulse aquí

OFERTA ESPECIAL

10% de descuento en la serie "Situaciones sociales - Filp Cards"

Z79SS96R4Q

Comprender el trastorno por déficit de atención con hiperactividad TDAH

Comprender-el-trastorno-por-déficit-de-atención-con-hiperactividad-TDAH

Trastorno por déficit de atención



El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos más comunes en la infancia, que afecta a la concentración, la atención y el comportamiento de los niños. Este trastorno puede causar problemas en la educación, las relaciones sociales y la vida familiar de los niños. Sin embargo, cuando se identifica y trata adecuadamente, los niños con trastornos pueden llevar vidas ricas y satisfactorias.

Qué es el TDAH



El TDAH es un trastorno que afecta a la concentración, la atención y el comportamiento de los niños. Los niños con distracción suelen ser hiperactivos e indefensos, tienen dificultades para concentrarse en una actividad y son propensos a comportamientos impredecibles. La mayoría suelen aparecer desde una edad muy temprana y continúan durante toda la vida. El TDAH no es una enfermedad, sino un trastorno que puede tratarse con la ayuda de la comunidad médica, la educación y la familia.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno reconocido oficialmente por la Organización Mundial de la Salud y afecta a muchos individuos en el país. Aunque no existen datos oficiales sobre la prevalencia del TDAH en cada estado, se calcula que aproximadamente entre el 3% y el 5% de los niños de todo el mundo están diagnosticados de este trastorno.

Causas del TDAH

TDAH

 El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) no tiene una única causa, sino que es un trastorno multifactorial afectado por muchos factores diferentes. Algunas de las causas comunes del trastorno por déficit de atención con hiperactividad son:



Factores genéticos:



Se transmite principalmente por vía genética, siendo las personas con antecedentes familiares más propensas a desarrollarlo.


Factores exógenos:



Puede estar asociada a factores exógenos, como la exposición a sustancias tóxicas durante el embarazo o el uso de ciertos medicamentos durante la infancia.


Embarazo y parto:



La investigación científica ha demostrado que la exposición del feto a determinadas sustancias o la falta de ciertos nutrientes durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de padecer el trastorno. Además, el parto prematuro puede estar asociado al desarrollo del TDAH en el niño.



Afecciones de la infancia:



Además, las condiciones de la infancia pueden influir en el desarrollo del trastorno. Los estados depresivos, la falta de apoyo social y las dificultades en la vida escolar pueden aumentar el riesgo de desarrollar el trastorno.

Es importante señalar que no se debe a una falta o déficit de fuerza de voluntad o a una incapacidad para concentrarse. Más bien está causado por una serie de factores biológicos, genéticos y ambientales que afectan al funcionamiento del cerebro.

 

Síntomas del trastorno por déficit de atención


El trastorno por déficit de atención con hiperactividad afecta al comportamiento de una persona y a su capacidad para concentrarse y controlar su conducta. Los síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad pueden presentarse de forma diferente en función de la edad y el sexo del individuo, y de la gravedad del trastorno. Algunos de los síntomas más comunes son : 

  1. Falta de atención: Las personas con distracción pueden tener dificultades para mantener la atención durante largos periodos de tiempo, concentrarse en una actividad y completar su trabajo.
  2. Hiperactividad e impulsividad: Las personas pueden mostrarse excesivamente enérgicas e impacientes, con la necesidad de moverse y cambiar de posición constantemente.
  3. Cometen errores por descuido: Las personas pueden tener dificultades para prestar atención a los detalles y discernir lo que es importante, lo que puede afectar a su capacidad para completar tareas o asistir a una clase en la escuela.
  4. Reticencia: Las personas pueden tener dificultades para iniciar una actividad o tarea y demostrar reticencia a comprometerse con sus responsabilidades.
  5. Dificultad para gestionar el tiempo: Las personas pueden tener dificultades para organizar su tiempo, encajar las actividades en el tiempo disponible y terminar las tareas a tiempo.
  6. Dificultad para percibir el entorno social: las personas pueden tener dificultades para percibir el entorno social, reconocer emociones y señales enviadas por otras personas.
  7. Pérdida de resistencia: las personas pueden perder resistencia muy rápidamente y verse afectadas por la fatiga, lo que puede afectar a su capacidad para completar una actividad o tarea.

Además, el TDAH también puede afectar al estado psicológico de las personas que lo padecen. En concreto, las personas con TDAH pueden experimentar baja autoestima, depresión y exclusión social, ya que el trastorno puede afectar a su capacidad para participar en actividades sociales y escolares.

Es importante tener en cuenta que los síntomas anteriores pueden presentarse en distintos grados en cada individuo y que los niños con TDAH pueden tener más síntomas que los adultos con TDAH. 

 Diagnóstico y tratamiento del TDAH 

tdah 

 La evaluación del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) se realiza mediante una evaluación exhaustiva por parte de expertos en psiquiatría y psicología. En concreto, los profesionales sanitarios entrevistarán al paciente, evaluarán sus síntomas y realizarán pruebas clínicas para evaluar la función ejecutiva del cerebro y su capacidad para concentrarse y controlar su comportamiento.

Los profesionales sanitarios también examinarán los antecedentes sanitarios del paciente y sus padres, así como las condiciones durante el embarazo y el parto. Diagnosticar el TDAH puede ser difícil, ya que sus síntomas pueden ser similares a los de otros trastornos psiquiátricos y psicológicos.

El tratamiento del TDAH suele implicar el uso de medicación y psicoterapia. Es importante tener en cuenta que los pacientes medicados deben ser supervisados de cerca por profesionales sanitarios.

La psicoterapia también puede ayudar a controlar el trastorno. El asesoramiento y la terapia conductual pueden ayudar al paciente a hacer frente a los síntomas del TDAH y a mejorar su capacidad de comunicación y sus relaciones con los demás. La psicoterapia también puede ayudar al paciente a controlar la ansiedad y el estrés que el TDAH Y puede causar.

Además, los profesionales de la salud pueden asesorar al paciente sobre cómo controlar el TDAH, por ejemplo, manteniendo una rutina constante y un horario de sueño regular, utilizando una agenda diaria para organizar el tiempo y empleando métodos para mejorar la concentración y la productividad.

Además, la dieta y el ejercicio pueden ayudar a controlar el TDAH. Los pacientes con TDAH deben seguir una dieta equilibrada y evitar los alimentos con alto contenido en azúcar, colorantes artificiales y conservantes. El ejercicio puede mejorar el estado de ánimo y la energía del paciente, así como su concentración y atención.

En general, el diagnóstico y el tratamiento del trastorno pueden mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes con hiperactividad por TDAH. Los profesionales sanitarios pueden proporcionar un diagnóstico y un tratamiento adecuados y ayudar a los pacientes a afrontar el TDAH. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el TDAH de tipo combinado es un trastorno a largo plazo y su tratamiento requiere paciencia y compromiso por parte del paciente y de los profesionales sanitarios.

Además, el apoyo de familiares y amigos puede ayudar al paciente a afrontar el TDAH y mejorar su calidad de vida. Los familiares y amigos pueden ayudar al paciente a establecer una rutina estable y proporcionarle apoyo durante su tratamiento. 

Cómo podemos ayudar a nuestros hijos con TDAH 


Los niños con TDAH pueden tener dificultades en la escuela, la vida cotidiana y las relaciones sociales. Sin embargo, hay algunas medidas que pueden tomarse para ayudar a los niños con hiperactividad TDAH a desarrollar las habilidades y herramientas que necesitan para afrontar este trastorno.

He aquí algunas cosas concretas que pueden ayudar:

  • Establecer límites y rutinas claros: Los niños necesitan una rutina consistente y límites claros para sentirse seguros y estables. Establece horarios claros para dormir, comer, ir al colegio y realizar actividades.
  • Organizar el entorno: los niños necesitan un entorno limpio y organizado para poder concentrarse y trabajar en las tareas escolares. Reduzca el ruido y las distracciones en el entorno y organice los juguetes y libros.
  • Utiliza la comprensión y la comunicación: los niños necesitan comprensión y apoyo. Hable con su hijo sobre el trastorno y proporciónele el apoyo que necesita. Escuche a su hijo y demuéstrele que comprende sus problemas.
  • Refuerce las habilidades de interacción social: Los niños pueden tener dificultades con las interacciones sociales. Ayude a su hijo a desarrollar sus habilidades de contacto social con frecuencia y constancia. Puedes ayudarle a desarrollar sus habilidades de comunicación, autonomía y pensamiento creativo.
  • Fomente la participación en actividades: Los niños necesitan actividades y deportes para desarrollar sus habilidades físicas y consumir su energía. Anima a tu hijo a participar en actividades que le interesen, como deportes, música, arte y juegos.
  • Colabore con la escuela: Es importante colaborar con el colegio de tu hijo y mantener informados a los profesores sobre el trastorno del niño. Puedes trabajar con los profesores para crear un plan que ayude al niño a desarrollar habilidades y a abordar sus dificultades en la escuela.
  • Busque ayuda profesional: la ayuda profesional puede ayudar a su hijo a desarrollar habilidades y hacer frente a su trastorno. Los profesionales de la salud, como psiquiatras infantiles, terapeutas ocupacionales, logopedas y psicólogos, pueden ayudar a tu hijo a desarrollar sus habilidades, reforzar su autoestima y mejorar su relación con el entorno. 

dislexia-tdah tdah 

Los retos del TDAH en la vida cotidiana 

El TDAH puede afectar a la vida diaria de las personas con TDAH en muchos ámbitos. Estos son algunos de los retos a los que pueden enfrentarse las personas con TDAH:


Rendimiento escolar:



Muchos niños con TDAH experimentan dificultades en la escuela. Les puede resultar difícil concentrarse y absorber información. Esto puede reducir su rendimiento escolar y su autoestima.


Actividades cotidianas:



Las personas con TDAH pueden tener dificultades para organizar su tiempo y planificar sus actividades. Esto puede provocar retrasos y estrés.

 

Relaciones sociales:



Las personas con TDAH pueden tener dificultades en la comunicación y las relaciones sociales. Esto puede conducir al aislamiento y a una menor autoestima.



Relaciones familiares:


El TDAH puede afectar a las relaciones familiares. Padres y hermanos pueden tener dificultades para comunicarse y comprender el problema, lo que puede provocar conflictos y dificultades en las relaciones.


Adaptación al entorno:



Las personas con TDAH pueden tener dificultades para adaptarse a su entorno, incluida la participación en actividades sociales y la resolución de problemas de la vida diaria.

 

Estrés y ansiedad:



Las personas con TDAH pueden experimentar un aumento del estrés y la ansiedad debido a las dificultades a las que se enfrentan a diario.

En general, el TDAH puede afectar a muchas áreas de la vida cotidiana. Es importante ser consciente del trastorno y proporcionar el apoyo y el tratamiento adecuados para ayudar a las personas con TDAH a superar sus dificultades y llevar una vida satisfactoria y equilibrada.

 

TDAH en adultos



El TDAH no es sólo un trastorno que afecta a niños y adolescentes. También puede afectar a los adultos y perturbar gravemente su vida cotidiana.

El TDAH en la edad adulta puede manifestarse de forma diferente al TDAH infantil. Los adultos con TDAH pueden tener dificultades para mantener la atención, concentrarse y organizar sus actividades. También puede afectar a su percepción, memoria y multitarea al mismo tiempo.

Los adultos con TDAH también pueden experimentar dificultades en sus relaciones sociales y en la forma de interactuar con otras personas. Pueden tener dificultades para organizarse y resolver problemas, y suelen experimentar altos niveles de estrés y ansiedad.

Los adultos con TDAH pueden recibir tratamiento y beneficiarse del uso de medicación, psicoterapia y apoyo de otros especialistas, como terapeutas contra la adicción u orientadores de trabajo social. Los adultos con TDAH también pueden mejorar su capacidad de organización y gestión del tiempo y desarrollar estrategias que les ayuden a afrontar sus dificultades.

Además, los adultos con TDAH pueden ayudarse con el apoyo de quienes les rodean, incluidas sus parejas, amigos y familiares. Comprender y estar informado sobre las estrategias que pueden ayudar a controlar el trastorno puede ser muy útil para proporcionar apoyo a los adultos con TDAH.

 

Medicación y TDAH



La medicación puede ayudar a controlar los síntomas del TDAH y mejorar la calidad de vida de las personas que lo padecen. Existen varios medicamentos para tratar el TDAH, aunque no hay ninguno que trate todos los síntomas del trastorno.

Los principales medicamentos utilizados para tratar el TDAH son los estamulantes, como el metilfenidato y la anfetamina, y los antidepresivos, como la venlafaxina y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

La decisión de utilizar medicación para el TDAH debe tomarse siempre en consulta con el médico, que evaluará los síntomas, su gravedad y los antecedentes del paciente antes de decidir la medicación adecuada.

Es importante tomar la medicación siguiendo las instrucciones del médico y vigilar de cerca la evolución del TDAH y los síntomas durante el tratamiento. También es importante no dejar de tomar la medicación bruscamente, sino seguir las instrucciones del médico sobre cómo reducir gradualmente la dosis o cómo dejar de tomar la medicación.

Además, la medicación puede combinarse con otros tratamientos, como la psicoterapia, el apoyo de grupos de apoyo y la elección de un estilo de vida adecuado y la gestión del estrés. El tratamiento combinado puede ayudar a mejorar la calidad de vida y a controlar los síntomas del TDAH.

 

Inestabilidad emocional



La inestabilidad emocional suele ser un trastorno concomitante del TDAH. Esta inestabilidad puede manifestarse como una combinación de reacciones de ira, tristeza, sensibilidad e inseguridad. Las personas con TDAH Y pueden enfrentarse a dificultades en sus actividades cotidianas debido a esta inestabilidad.

Puede afectar a sus relaciones con las personas de su entorno, así como a su forma de reaccionar ante distintas situaciones. En algunos casos, puede provocar síntomas depresivos y otros problemas de salud mental.

Puede tratarse mediante una terapia combinada, que puede incluir medicación, psicoterapia y otras estrategias de gestión. La psicoterapia puede ayudar a comprender las emociones y el comportamiento y esta inestabilidad y a desarrollar estrategias para afrontarla.

Las estrategias de gestión del estrés, como el ejercicio y la reducción del consumo de alcohol y cafeína, también pueden ayudar a abordar la inestabilidad emocional. Además, establecer una rutina diaria y adaptarla al estilo de vida puede ayudar a abordar la inestabilidad emocional y mejorar la calidad de vida de las personas con TDAH.

En general, se trata de un trastorno concomitante del TDAH que puede afectar gravemente a la vida cotidiana de las personas con TDAH. La terapia combinada, el control del estrés y el establecimiento de una rutina diaria pueden ayudar a abordar la inestabilidad emocional y mejorar la calidad de vida de las personas con TDAH.

 

Conclusión



El TDAH es un trastorno frecuente en la infancia que afecta a la concentración, la atención y el comportamiento. El TDAH no es una enfermedad, sino un trastorno que puede tratarse con la ayuda de la comunidad médica, la educación y la familia. Los padres desempeñan un papel clave en la gestión del trastorno por déficit de atención de sus hijos y pueden ayudarles a desarrollar mejores habilidades sociales, controlar su comportamiento y concentrarse mejor. Con un diagnóstico y un tratamiento adecuados, los niños con TDAH pueden alcanzar sus objetivos y desarrollar mejores habilidades sociales y escolares.

Es importante darse cuenta de que el TDAH no es sólo un trastorno del comportamiento, sino una afección que afecta a la función cerebral y a la capacidad de la persona para controlar su comportamiento. La prevención del TDAH incluye una alimentación sana, ejercicio, una buena higiene del sueño y evitar en lo posible la exposición a los medios electrónicos. Los padres también pueden ayudar a sus hijos a desarrollar buenos hábitos como la organización y la independencia.

copyright Upbility 2022

 

 Sigue leyendo: 

Recursos digitales para TDAH

Material de ayuda para niños con trastornos del espectro autista, listo para usar:

Autismo/Síndrome de Asperger 

 Material de logopedia listo para usar: