Ir a contenido
7-Habilidades-sociales-clave-para-ayudar-a-los-niños-con-autismo-a-afrontar-el-acoso-escolar

7 Habilidades sociales clave para ayudar a los niños con autismo a afrontar el acoso escolar

Si bien el problema del acoso escolar crece indiscriminadamente a un ritmo alarmante, numerosos estudios han demostrado que los niños del espectro autista se enfrentan a un riesgo extremadamente alto de padecerlo. La evidencia científica disponible indica que existe un fuerte vínculo entre el déficit en las habilidades sociales que experimentan los niños autistas y su vulnerabilidad al acoso escolar. Como consecuencia de sus dificultades para interpretar las señales sociales, por ejemplo, y comprender las intenciones de los demás, los niños con trastorno del espectro autista con frecuencia se convierten en víctimas de los actos de acoso denominados «encubiertos». A través de esos actos son manipulados por otros compañeros para que se comporten de una manera que los expone al ridículo.

La intervención especializada y centrada en el entrenamiento de habilidades sociales brinda herramientas potenciales para revertir esta devastadora tendencia ya que permiten equipar a los niños con valiosas destrezas sociales que pueden utilizar como estrategia para lidiar con los episodios de acoso escolar. Dentro del amplio abanico de habilidades sociales,

existen 7 habilidades que son especialmente importantes a la hora de ayudar a los niños con autismo a enfrentar el acoso:

  1. Percibir emociones: reconocer las propias emociones y los sentimientos de los demás
  1. Interpretar las señales sociales y realizar inferencias sociales
  1. Tomar perspectiva y tener mayor capacidad de empatía
  1. Habilidades para resolver conflictos
  1. Regulación de las emociones: ser capaz de gestionar los propios sentimientos
  1. Confianza al abordar a los otros: cómo ser firme y asertivo
  1. Habilidades para solucionar problemas: elegir el comportamiento adecuado en diferentes situaciones sociales

Veamos ahora cómo estas habilidades sociales se manifiestan y adquieren significado:

antes  de un episodio de acoso escolar;

durante  el episodio de acoso escolar;

tras  el episodio de acoso escolar.

  

 ANTES DE UN EPISODIO DE ACOSO

El acoso escolar no tiene lugar sin señales de advertencia previas. Para poder detectarlas los niños deben dominar las siguientes habilidades:

Habilidades sociales que se necesitan:

1) Percibir las emociones: reconocer las emociones de los demás; por ejemplo, que alguien está enfadado con uno.

2) Tomar perspectiva: reconocer las intenciones de los demás para ser capaz de responder adecuadamente. Por ejemplo: poder entender que un compañero que te pide que le dejes copiar tus deberes y que te pide que le des tu dinero o la mochila que llevas a la escuela para así ser tu amigo, es muy probable que no quiera realmente ser tu amigo. 

3) Realizar inferencias sociales: interpretar las señales sociales y sacar conclusiones en contextos sociales. Por ejemplo, poder reconocer qué tipos de comportamiento son formas de acoso.

DURANTE EL EPISODIO DE ACOSO

Como consecuencia de ser víctima de un episodio de acoso, el niño es propenso a liberar una gran cantidad de emociones negativas. El ser capaz de controlar esas emociones y de distanciarse del episodio de acoso constituyen habilidades esenciales para estar seguros de que el niño está a salvo.

Habilidades sociales que se necesitan:

1) Regulación de las emociones: ser capaz de gestionar los propios sentimientos; por ejemplo: ser capaz de controlar la ira.

2) Habilidades para resolver conflictos: ser capaz de resolver un conflicto en cuanto surge. Por ejemplo: ser capaz de pensar con rapidez una solución que podría satisfacer a ambos niños involucrados en el conflicto.

3) Confianza al abordar a los otros: ser firme y asertivo; ser capaz de responder con aplomo a comentarios negativos que un compañero puede hacer sobre la propia apariencia o capacidades. Por ejemplo, ante el comentario de un compañero que dice: «Qué desastre de cabello que tienes», le responderemos: «Es tu opinión».

4) Habilidades para solucionar problemas: elegir el comportamiento adecuado en diferentes situaciones sociales. Por ejemplo, saber cuándo decirle a alguien que deje de hacer algo que resulta desagradable o determinar cuándo y cómo buscar la ayuda de un adulto.

 

TRAS EL EPISODIO DE ACOSO

El acoso puede tener un impacto devastador en el bienestar emocional del niño, especialmente en el caso de niños que padecen de un trastorno del espectro autista, quienes ya pueden sentirse excluidos por sus compañeros y la comunidad escolar. Además de construir confianza, las actividades de seguimiento debe centrarse en ayudar a los niños a aprender a generalizar sucesos para así saber cómo reaccionar en el futuro ante situaciones similares y cimentar las habilidades sociales que necesitan para superar los sentimientos negativos que pueden experimentar a la hora de encontrarse con los que los han acosado a diario en la escuela.

 

Habilidades sociales que se necesitan: 

1) Habilidades para solucionar problemas: elegir el comportamiento adecuado en diferentes situaciones sociales. Por ejemplo, saber reconocer un episodio de acoso similar en el futuro y saber cómo afrontarlo. 

2) Tomar perspectiva y tener mayor capacidad de empatía

La empatía puede ayudar a los niños a adaptarse a estar en el mismo entorno escolar que los niños que los han acosado. El hecho de interesarse por la perspectiva de otros niños puede ayudarlos a hacer nuevas amistades y de este modo aumentar su autoestima.

3) Regulación de las emociones: ser capaz de controlar los propios sentimientos. Por ejemplo, aprender a controlar las emociones negativas que surgen a raíz de la experiencia previa de acoso y reaccionar de modo positivo a los encuentros sociales con compañeros.

 

El identificar las principales habilidades sociales a las que los niños pueden recurrir para enfrentar cada una de las etapas del acoso escolar y, yendo paso a paso, proporcionar formación expresa sobre esas habilidades, puede brindar un apoyo considerable a los niños con autismo de cara a superar más eficazmente esos episodios de acoso. Este tipo de formación en habilidades sociales focalizadas puede llevarse a cabo a través de una amplia variedad de métodos, tales como la intervención especializada (basada en un grupo, de uno en uno, o mediada por compañeros) y recursos elaborados en base a juegos de roles y escenarios de situaciones sociales presentados a través de imágenes que estimulan a los niños a realizar inferencias sociales y encontrar soluciones a los problemas de interacción social.

Visite nuestro sitio web si le interesa nuestra próxima publicación sobre el tema del acoso y el autismo: Cómo enfrentar el acoso escolar: herramientas especializadas para niños del espectro autista, ©www.upbility.net. Este material tiene por objeto proporcionar a padres y especialistas un conjunto de actividades listas para usar para capacitar a los niños con autismo para enfrentar el grave problema del acoso escolar.

Sofia Natsa
Autora Upbility.net

 

No olvides leer el artículo

Buscando libros para

 

Material de ayuda para niños con trastornos del espectro autista, listo para usar:

Autismo/Síndrome de Asperger 

 Material de logopedia listo para usar:

Logopedia 

Material para educación especial, listo para usar:

Profesores de educación especial 

Material para especialistas, listo para usar:

Especialistas en salud mental

 Material práctico para padres, listo para usar:

Padres

 Material para profesores, listo para usar:

Profesores

Artículo anterior Perfil de un niño con TDAH: Una hoja de ruta para triunfar en la escuela y en la vida