Descubra nuestros nuevos libros! Pulse aquí

OFERTA ESPECIAL

10% de descuento en la serie "Situaciones sociales - Filp Cards"

Z79SS96R4Q

De los dolores abdominales a las cefaleas: Las causas de las enfermedades psicosomáticas en los niños

Las causas de las enfermedades psicosomáticas en los niños

Foteini Velentza |

Introducción

Los niños suelen experimentar una serie de molestias físicas, desde dolores de barriga recurrentes hasta frecuentes dolores de cabeza. Aunque estos síntomas son comunes, a veces pueden ser indicativos de factores psicológicos subyacentes que afectan a su salud. Este artículo pretende arrojar luz sobre el campo de la psicosomática en niños explorando la compleja conexión entre mente y cuerpo y cómo ésta se manifiesta en diversas dolencias físicas. Las causas de las enfermedades psicosomáticas en los niños

Psicosomática en niños: Una visión general

Los trastornos psicosomáticos, también conocidos como trastornos somatomorfos, se refieren a afecciones médicas que tienen un componente psicológico significativo. Estos trastornos suelen manifestarse como síntomas físicos sin una causa orgánica identificable.

En los niños, los trastornos psicosomáticos pueden ser especialmente frecuentes debido a la compleja interacción de las emociones, el estrés y el desarrollo de sus capacidades cognitivas (Caldwell, Greeson y Karraker, 2020).

El impacto de los síntomas psicosomáticos en la salud de un niño puede ser significativo, afectando a su funcionamiento diario y a su bienestar general.

Síntomas psicosomáticos comunes en los niños

Varias dolencias físicas comunes en los niños se han asociado con un origen psicosomático:

  • Dolores abdominales y problemas digestivos: El dolor abdominal persistente, la distensión abdominal y los cambios en los hábitos intestinales pueden estar asociados con el estrés emocional no resuelto y la ansiedad (Campo, 2016).
  • Dolores de cabeza y migrañas: Los dolores de cabeza frecuentes en los niños se han relacionado con el malestar emocional, como la ansiedad y la depresión (Szperka y Ali, 2014).
  • Fatiga persistente y trastornos del sueño: Experimentar fatiga crónica o trastornos del sueño podría ser una manifestación de malestar psicológico subyacente (Meltzer & Mindell, 2006).
  • Afecciones cutáneas y alergias: Afecciones como el eccema o la urticaria pueden verse exacerbadas por el estrés emocional, ya que la piel es sensible a factores psicológicos (Papadopoulos et al., 2017).

Las causas de las enfermedades psicosomáticas en los niños

Comprensión de los estímulos psicológicos

Los factores psicológicos, en particular el estrés y la ansiedad, desempeñan un papel fundamental en el desarrollo y la exacerbación de los síntomas psicosomáticos en los niños.

Los niños suelen carecer de mecanismos de afrontamiento bien desarrollados, lo que da lugar a la expresión del malestar emocional a través de síntomas físicos (Campo y Fritsch, 2014).

Además, la dinámica familiar, las presiones relacionadas con la escuela y los acontecimientos vitales adversos pueden contribuir a la manifestación de síntomas psicosomáticos en niños vulnerables (Ali et al., 2019). 

Casos prácticos: ejemplos de la vida real

Niño A: Anna, de 10 años, empezó a quejarse de frecuentes dolores de estómago y faltó varios días al colegio. Tras una evaluación, se determinó que sufría ansiedad relacionada con la escuela debido al acoso escolar. Con asesoramiento y apoyo, las molestias físicas de Anna fueron remitiendo a medida que mejoraba su bienestar emocional.

Niño B: Jake, de 7 años, sufría frecuentes dolores de cabeza. Una evaluación más detallada reveló que en casa había un conflicto entre los padres. Tras un asesoramiento familiar y una comunicación abierta, los dolores de cabeza de Jake se redujeron significativamente.

Niño C: Emily, de 12 años, desarrollaba eccemas cada vez que se acercaba un examen. Gracias al asesoramiento, aprendió técnicas eficaces de gestión del estrés que mejoraron su salud emocional y redujeron los brotes de eccema.

Las causas de las enfermedades psicosomáticas en los niños

Reconocimiento de los síntomas psicosomáticos en los niños

Reconocer los síntomas psicosomáticos en los niños puede ser difícil, ya que es posible que no tengan el lenguaje necesario para expresar plenamente su malestar emocional. Sin embargo, la observación atenta de los cambios de comportamiento, los patrones de sueño y el rendimiento escolar puede proporcionar información valiosa. Fomentar la comunicación abierta y la escucha activa puede facilitar la comprensión y la intervención temprana (Kearney, 2008).

ansiedad infantil ansiedad infantil   La de

Estrategias de afrontamiento para padres e hijos

Los padres y cuidadores pueden desempeñar un papel clave a la hora de apoyar el bienestar emocional de los niños y mitigar los síntomas psicosomáticos. La creación de un entorno de apoyo y cariño, la promoción de la expresión emocional y la introducción de técnicas de atención plena y relajación pueden mejorar la resiliencia y el bienestar general (Greeson, 2020).

En casos de síntomas persistentes o graves, buscar ayuda profesional de psicólogos infantiles o psiquiatras infantiles puede ser beneficioso (Allen et al., 2019).

Educación de las escuelas y los profesionales sanitarios

Aumentar la concienciación sobre la psicosomática en los niños es esencial para mejorar su atención sanitaria general. Educar a los maestros, al personal escolar y a los proveedores de atención médica sobre la relación entre la salud emocional y los síntomas físicos puede conducir a una atención más integral para los niños que experimentan síntomas psicosomáticos (Campo et al., 2018).

Romper con el estigma: Desestigmatizar la salud emocional de los niños
Desestigmatizar las conversaciones sobre salud mental y emocional es crucial para apoyar a los niños que experimentan síntomas psicosomáticos. Al promover diálogos abiertos sobre sentimientos y dolencias físicas, podemos empoderar a los niños para que busquen ayuda sin temor a ser juzgados (Perkins et al., 2019).

Conclusión

Los síntomas psicosomáticos en los niños pueden ser difíciles de identificar, pero requieren una atención cuidadosa por parte de los padres, cuidadores y profesionales de la salud. Comprender la relación entre el bienestar emocional y el malestar físico es vital para proporcionar una atención holística a los niños. Al abordar el malestar emocional, ofrecer estrategias de afrontamiento y acabar con el estigma que rodea a la salud mental, podemos promover un futuro más saludable para nuestros hijos.

Contenido original del equipo de redacción de Upbility. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin autorización del editor.
 

 

Más artículos sobre el autismo: 

Material de ayuda para niños con trastornos del espectro autista, listo para usar:Autismo/Síndrome de Asperger  

Material de logopedia listo para usar:Logopedia 

Material para educación especial, listo para usar:Profesores de educación especial