Descubra nuestros nuevos libros! Pulse aquí

OFERTA ESPECIAL

10% de descuento en la serie "Situaciones sociales - Filp Cards"

Z79SS96R4Q

TDAH y Deporte: La Importancia de la Actividad Física

TDAH y Deporte: La Importancia de la Actividad Física

Foteini Velentza |

TDAH y actividad física: 5 cosas que hay que saber

Los Centros para el control y prevención de enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan realizar al menos una hora de actividad física cada día a niños, niñas y adolescentes. Sabemos que el ejercicio realizado con regularidad reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas, obesidad y trastornos mentales.

Pero, ¿cuál es la relación entre el TDAH y el ejercicio? Aunque la actividad física no eliminará los síntomas del TDAH, puede ayudar a los niños y niñas a controlarlos. El deporte puede ser una intervención efectiva para mejorar el funcionamiento ejecutivo, las habilidades sociales, el comportamiento, las emociones y el rendimiento académico en niños con TDAH. Hay aquí cinco cosas que debes saber sobre los beneficios de la actividad física en casos de TDAH.

1. Aumenta los niveles de dopamina

Una de las posibles causas del TDAH serían los bajos niveles de dopamina en el cerebro. Los estimulantes son el tratamiento de referencia para el TDAH en adultos porque aumentan los niveles de dopamina. Pero, ¿cuál es la forma natural de potenciar esa sustancia química que nos hace sentir bien?

¡El ejercicio, por supuesto! Por no hablar del poderoso efecto que la actividad física tiene sobre otros neurotransmisores. Así, el sudar entrenando se convierte en una forma natural de obtener un efecto similar al de los estimulantes cuando equilibran los niveles deneurotransmisores.

2. Proporciona una vía de salida para la energía

No olvidemos la faceta de «hiperactividad» del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. El TDAH en los niños y niñas puede manifestarse a menudo como inquietud, energía desbordante y problemas de control de los impulsos. Es probable que muchos deportistas de élite sean hiperactivos, sugiriendo que la hiperactividad puede ser una característica común. Los distintos estudios han demostrado que el ejercicio puede tener impacto positivo sobre:

  • agresión
  • cuestiones sociales
  • pensamiento problemático
  • depresión
  • ansiedad

    El mismo estudio sostiene que el ejercicio conduce a un comportamiento tranquilo y a una mayor capacidad de atención. Al menos, la actividad física es una forma saludable de quemar energía y descargar el estrés que se puede tener. Además, el ejercicio puede beneficiar específicamente a los niños con TDAH en términos de comportamiento y autocontrol.

    3. Mejora de las funciones ejecutivas

    Los niños y niñas que sufren TDAH suelen tener dificultades con las funciones ejecutivas. Estas habilidades rigen nuestra vida diaria e incluyen la memoria, la concentración y la gestión del tiempo. La mejor manera de obtener beneficios sobre la función ejecutiva es probando una variedad de ejercicios para el TDAH.

    Los deportes de equipo pueden ayudar a niños y niñas a desarrollar el autocontrol y la memoria de trabajo. Los movimientos lentos como el yoga pueden mejorar el autocontrol y el control emocional. Las actividades físicas en grupo pueden mejorar las habilidades sociales y cognitivas de las personas con TDAH. Intente animar a su niño o niña a que pruebe una serie de actividades para potenciar las funciones ejecutivas.

    4. Aumenta la autoestima y las habilidades sociales

    El entorno de aprendizaje suele ser difícil para los niños y niñas con TDAH. Las clases pueden resultar confusas, las amistades difíciles y las normas imposibles de cumplir. Las actividades extracurriculares son una solución para mejorar la vida escolar a través del ejercicio.

    Los deportes extraescolares, como el fútbol o el voleibol, no generan la misma presión que una clase. El niño o niña se sentirán más seguros en su respectiva posición en el equipo. Este sentimiento de pertenencia puede aumentar su autoestima y ayudarles a formar nuevas amistades en un entorno relajado. Además, el ejercicio físico puede mejorar la salud mental de los niños con TDAH, promoviendo beneficios como mejoras en el estado físico, funcionamiento ejecutivo, habilidades sociales, comportamiento, emociones y rendimiento académico.

    5. Mejora de la capacidad de aprendizaje

    Hablando de problemas en el aula, el TDAH puede afectar la capacidad de aprendizaje de su hijo o hija. La neuroplasticidad es fundamental para aprender cosas nuevas y responder a los estímulos. Es esencialmente el proceso de cómo nuestras células cerebrales se comunican entre sí.

    La buena noticia es que las investigaciones han demostrado sistemáticamente que el ejercicio mejora la plasticidad del cerebro. Así pues, el ejercicio físico regular podría ser un componente crucial para mejorar la capacidad de aprendizaje.

    TDAH y actividad física: Una clara conexión:

    Entonces, ¿el ejercicio puede ayudar a aliviar los síntomas del TDAH? La respuesta es un rotundo «¡sí!». Sin embargo, una cosa que no hay que olvidar sobre el TDAH y la actividad física es la respuesta individual.

    Algunos niños y niñas podrán descubrir que el ejercicio reduce significativamente sus síntomas. Mientras que otros podrán no encontrarlo tan efectivo. En cualquier caso, seguirán sintiendo los beneficios del ejercicio, ¡y eso nunca es malo!

    ¿Necesita más orientación para ayudar a su hijo o hija a gestionar su diagnóstico de TDAH? ¡Consulte la colección de Upbility sobre TDAH para obtener más recursos!

    Alice Kassotaki - Logopeda MSc, BSc

    Copyright Upbility 2022