Descubra nuestros nuevos libros! Pulse aquí

OFERTA ESPECIAL

10% de descuento en la serie "Situaciones sociales - Filp Cards"

Z79SS96R4Q

Mi hijo lo entiende todo, pero aún no habla. Guía para padres sobre el retraso del habla

Mi hijo no habla pero entiende todo: Guía para padres sobre el retraso del habla

Foteini Velentza |

I. Introducción

Cuando mi hijo tenía 18 meses, me di cuenta de que entendía todo lo que le decía, pero no respondía con palabras. Seguía instrucciones, señalaba objetos e incluso gesticulaba para comunicarse, pero no hablaba. Esta situación, conocida como 'habla pero entiende', me llevó a comprender el retraso del habla y a buscar formas de ayudar a mi hijo. Si a usted le ocurre algo parecido, esta guía le ayudará a adentrarse en el mundo del retraso del habla y le dará consejos útiles para estimular el desarrollo del habla de su hijo.

El retraso del habla es un fenómeno frecuente, pero es importante abordarlo pronto. Con el apoyo y la intervención adecuados, su hijo puede superar el retraso del habla y alcanzar todo su potencial comunicativo. En esta guía le explicamos qué es el retraso del habla, sus causas más frecuentes y cómo puede ayudar a su hijo en esta difícil etapa.

II. Entender el retraso del habla

 

Mi hijo lo entiende todo, pero aún no habla

 A. Definición y tipos de retraso del habla

El retraso del habla, también conocido como retraso del lenguaje, es un tipo de trastorno de la comunicación en el que el niño no desarrolla las habilidades del habla y del lenguaje a la edad esperada. Es crucial monitorear los hitos del desarrollo del lenguaje y detectar tempranamente cualquier problema para intervenir a tiempo. Existen tres tipos principales de retraso del habla:

Retraso del lenguaje expresivo: Se produce cuando un niño tiene dificultades para expresarse a través del habla. El lenguaje expresivo es una forma de impedimento del habla.

Retraso del lenguaje receptivo: En este caso, el niño tiene dificultades para comprender el lenguaje hablado. Puede que sea capaz de hablar, pero no entiende el significado de lo que oye.

El niño puede ser capaz de entender lo que dice, pero no puede comprender lo que dice: Este tipo de retraso del habla implica dificultades tanto en la comprensión como en el lenguaje expresivo.

 B. Causas comunes del retraso del habla

Hay varias causas por las que un niño puede tener un retraso en el habla, entre ellas problemas físicos en la boca, la lengua o el paladar, pérdida de audición, trastornos del neurodesarrollo como el trastorno del espectro autista, causas hereditarias y el retraso en el desarrollo del lenguaje.

Pérdida o daño auditivo: Los problemas auditivos pueden dificultar que un niño aprenda y comprenda el habla, lo que provoca un retraso del habla.

Trastorno del espectro autista: Los niños con autismo suelen tener problemas de comunicación, que pueden incluir retraso en el habla.

Apraxia del habla: Se trata de un trastorno motor del habla que dificulta al niño la coordinación de los movimientos necesarios para hablar.

Trastornos del desarrollo: Algunos niños con discapacidad intelectual u otros trastornos del desarrollo pueden presentar un retraso en el habla.

Factores ambientales: La falta de exposición al lenguaje, las interacciones de mala calidad o los altos niveles de estrés pueden contribuir al retraso del habla.

C. Cuándo preocuparse por el retraso del habla

Mi hijo lo entiende todo, pero aún no habla

Es importante controlar el desarrollo del habla de su hijo y conocer los hitos típicos del habla. Si su hijo no alcanza estos hitos, es fundamental que consulte a un profesional para determinar si es necesario intervenir. Algunos signos de retraso del habla son

  • No balbucear hasta los 12 meses
  • No pronuncia palabras sueltas hasta los 16 meses
  • No utiliza frases de dos palabras hasta los 24 meses
  • Dificultad para comprender instrucciones sencillas hasta los 2 años
  • Dificultad para comunicarse eficazmente hasta los 3 años de edad

    III. Apoyo a su hijo con retraso del habla
    A. Consulte a un logopeda (SLP)

    Mi hijo lo entiende todo, pero aún no habla

    Si sospecha que su hijo tiene un retraso del habla, es importante que consulte a un logopeda (SLP) lo antes posible. Una evaluación e intervención tempranas pueden mejorar considerablemente la capacidad de comunicación y el desarrollo general de su hijo. Durante la evaluación, el logopeda valorará el habla, el lenguaje y las capacidades cognitivas de su hijo para determinar el mejor curso de acción. Además, el uso de señas puede ser una estrategia efectiva para ayudar a los niños a comunicarse antes de que puedan hablar, lo que puede ser beneficioso para su desarrollo de habilidades de comunicación.

    B. Consejos para fomentar el habla en casa

    Además de trabajar con un SLP, hay varias estrategias que puede poner en práctica en casa para fomentar el desarrollo del habla de su hijo:

    Cree un entorno rico en lenguaje: rodee a su hijo de oportunidades para escuchar y participar en el lenguaje. Háblele a lo largo del día, narre sus acciones y participe en conversaciones con él, aunque no responda verbalmente.

    Utilice un lenguaje claro y sencillo. Hable despacio y con claridad y evite utilizar frases complejas o modismos.

    Fomente la imitación y la repetición: modele el habla correcta para su hijo repitiendo sus intentos de palabras y frases con la pronunciación correcta. Anime a su hijo a imitar su forma de hablar pidiéndole que repita palabras o frases sencillas después de usted.

    Lea y cante a su hijo: Leer libros y cantar canciones con su hijo le expone a una amplia gama de vocabulario y estructuras lingüísticas. Elija libros con frases repetitivas y palabras que rimen y anime a su hijo a participar cuando pueda.

    Utiliza gestos y lenguaje de signos. Esto puede reducir la frustración y fomentar la comunicación verbal a medida que ganan confianza en su capacidad de expresarse.

    Refuerce los esfuerzos por hablar: Premie y recompense los intentos de su hijo por comunicarse, aunque su habla no sea perfecta. Muéstrale entusiasmo y emoción cuando intente hablar, ya que esto le motivará a seguir intentándolo.

    C. Afrontar los retos emocionales y sociales

    Los niños con retraso del habla pueden tener problemas emocionales y sociales como consecuencia de sus dificultades de comunicación. Es importante abordar estos retos y apoyar el bienestar emocional de tu hijo:

    Fomentar la autoestima y la confianza: anime a su hijo a probar cosas nuevas y elogie sus esfuerzos, aunque no tenga éxito. Esto contribuirá a reforzar su autoestima y la confianza en sus capacidades.

    Fomentar la interacción social: Organiza juegos y actividades con otros niños para ayudar a tu hijo a desarrollar habilidades sociales y practicar la comunicación. Anímale a participar en actividades de grupo, como deportes o clubes, donde pueda hacer amistades y aprender a trabajar con los demás.

    Fomente la independencia: enseñe a su hijo a realizar tareas de forma independiente y déle oportunidades de tomar decisiones. Esto le ayudará a desarrollar un sentido de autonomía y confianza en sus capacidades.

     

    IV. Explorar las opciones de tratamiento 

    A. Técnicas de logopedia

    La logopedia puede ser un componente clave para ayudar a un niño con retraso del habla. Algunos estudios han demostrado la efectividad de diversas técnicas de logopedia para mejorar las habilidades del habla en niños con retraso del desarrollo o con riesgo de problemas del lenguaje. Algunas técnicas habituales de logopedia son

    Terapia de articulación: Se centra en mejorar la capacidad del niño para producir determinados sonidos del habla. El terapeuta utilizará diversas técnicas, como el modelado, el bombardeo auditivo y la práctica dirigida, para ayudar al niño a dominar cada sonido.

    Actividades de intervención lingüística: El objetivo de estas actividades es desarrollar el vocabulario, la gramática y la estructura de las frases del niño. El terapeuta puede recurrir a cuentos, juegos u otras actividades atractivas para enseñar nuevos conceptos lingüísticos.

    Terapia de motricidad oral: Para los niños con retrasos del habla relacionados con debilidad muscular o mala coordinación, la terapia oromotora puede ayudar a mejorar la fuerza y el control necesarios para el habla. El terapeuta puede utilizar ejercicios, masajes y otras técnicas para trabajar los músculos que intervienen en la producción del habla.

    B. Métodos alternativos de comunicación 

        test-de-evaluacion-de-habilidades-linguisticas-3-4-anos habilidades-de-percepcion-visual-para-ninos-con-dislexia-parte-1-cierre-visual 

    En algunos casos, los métodos alternativos de comunicación pueden ser beneficiosos para los niños con retrasos en el habla:

    El lenguaje de signos: Enseñar el lenguaje de signos puede ayudar a su hijo a comunicarse de forma más eficaz mientras sigue trabajando en el desarrollo del habla.

    Dispositivos de comunicación aumentativa y alternativa (CAA): Estos dispositivos, como los tableros de imágenes o los dispositivos generadores del habla, pueden ayudar a los niños con retrasos en el habla a expresarse con más facilidad.

    C. Servicios y recursos de apoyo

    Existe una gran variedad de servicios y recursos de apoyo para ayudar a los niños con retrasos en el habla y el lenguaje y a sus familias:

    Programas de intervención temprana: estos programas proporcionan evaluaciones, terapias y otros servicios de apoyo para niños pequeños con retrasos o discapacidades del desarrollo, incluidos los retrasos del habla. La intervención temprana puede marcar una diferencia significativa en las habilidades comunicativas y el desarrollo general del niño a largo plazo.

    Servicios de educación especial en las escuelas: Si el retraso del habla de tu hijo afecta a su capacidad para tener éxito en la escuela, puede tener derecho a servicios de educación especial, como logopedia, adaptaciones y planes educativos individualizados (IEP).

    Grupos de apoyo y comunidades en línea: Relacionarse con otros padres que tienen hijos con retrasos en el habla puede proporcionar apoyo emocional, ánimo y consejos prácticos. Busca grupos de apoyo locales o foros en línea donde puedas compartir experiencias, consejos y recursos.

    V. Conclusión
    Enfrentarse a los retos del retraso del habla puede ser difícil tanto para los padres como para los hijos. Sin embargo, con paciencia, perseverancia y el apoyo adecuado, su hijo puede superar estos retos y alcanzar todo su potencial comunicativo. Es importante mantener una actitud positiva y celebrar los progresos e hitos de su hijo, por pequeños que parezcan. Trabajando con profesionales, aplicando estrategias útiles en casa y accediendo a servicios de apoyo, puede ayudar a su hijo a desarrollar las habilidades del habla y el lenguaje que necesita para prosperar.

    Contenido original del equipo de redacción de Upbility. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin citar al editor.

     

    Ver más material para la dislexia: