Ir a contenido
Síntomas-del-TDAH-diferencias-entre-niños-y-niñas

Síntomas del TDAH: diferencias entre niños y niñas

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta tanto a niños como a adultos. Se caracteriza por patrones persistentes de falta de atención, impulsividad e hiperactividad y afecta a millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, es importante señalar que el TDAH no se presenta de manera uniforme en todos los individuos. Puede haber variaciones considerables y el sexo desempeña un papel importante en la forma en que se manifiestan los síntomas. Este artículo explora las diferencias en los síntomas del TDAH entre niños y niñas.

Entender el TDAH

El TDAH es un trastorno complejo que afecta a varios aspectos de la vida de una persona, como el rendimiento académico, el éxito profesional y las relaciones interpersonales. El TDAH suele clasificarse en tres tipos: Predominantemente inatento, Predominantemente hiperactivo-impulsivo y de tipo combinado. Cada uno presenta un conjunto único de síntomas, con cierto solapamiento.

Diferencias generales en la presentación de los síntomas del TDAH

Síntomas del TDAH: diferencias entre niños y niñas Los síntomas del TDAH pueden variar considerablemente de una persona a otra. Factores como la edad, la personalidad y las influencias ambientales pueden afectar a la forma en que se presentan estos síntomas. Además, la investigación muestra que el sexo puede tener un impacto significativo en la manifestación de los síntomas del TDAH, lo que lleva a experiencias diferentes para niños y niñas.

Síntomas del TDAH en los niños

Los chicos suelen asociarse de forma estereotipada con el TDAH, principalmente debido a su tendencia a presentar síntomas más prominentes. Es más probable que se les diagnostique el tipo de TDAH predominantemente hiperactivo-impulsivo o combinado. Entre los síntomas más frecuentes en los chicos se incluyen

Ansiedad e hiperactividad: Los chicos suelen mostrar signos físicos de hiperactividad, como correr, inquietarse o tener problemas para permanecer sentados.

Impulsividad: Los chicos con TDAH pueden actuar sin pensar, lo que les lleva a comportamientos impulsivos como interrumpir a los demás, tener dificultades para esperar su turno y portarse mal.

Dificultad para concentrarse: Aunque menos reconocido, los chicos también pueden tener problemas de falta de atención. Les puede resultar difícil concentrarse, pierden fácilmente el hilo de las cosas y parecen olvidadizos.

Las expectativas y los prejuicios sociales pueden afectar al reconocimiento y el diagnóstico del TDAH en los chicos. A menudo se espera que los varones sean enérgicos y activos, lo que puede hacer que los síntomas de hiperactividad e impulsividad se pasen por alto o se descarten como un típico "comportamiento de varón".

Síntomas del TDAH en las niñas

Síntomas del TDAH: diferencias entre niños y niñas

 El TDAH en las niñas suele pasar desapercibido porque sus síntomas tienden a ser menos evidentes que los de los niños. Las niñas tienen más probabilidades de que se les diagnostique el tipo de TDAH predominantemente desatento. Sus síntomas suelen incluir:

Falta de atención: Las niñas con TDAH suelen tener dificultades para concentrarse, pero esto puede confundirse con soñar despiertas o falta de interés.

Desorganización: las niñas pueden tener problemas con la organización, a menudo colocan mal los objetos o tienen dificultades para seguir el hilo de las tareas.

Dificultad de autorregulación: La disfunción emocional, incluidas las reacciones emocionales intensas o los cambios de humor, puede ser un síntoma del TDAH en las niñas.

Los prejuicios sociales también pueden afectar el reconocimiento del TDAH en las niñas. A menudo se espera que las niñas sean tranquilas, calladas y atentas, lo que puede llevar a pasar por alto los síntomas del TDAH o a confundirlos con otros problemas como la ansiedad o los trastornos del estado de ánimo.

Efecto de las diferencias de género en el diagnóstico

Las diferencias en la presentación de los síntomas entre niños y niñas pueden afectar significativamente al diagnóstico del TDAH. Los chicos tienen más probabilidades de ser diagnosticados debido a sus síntomas hiperactivos e impulsivos más prominentes. Las chicas, por el contrario, suelen ser infradiagnosticadas o diagnosticadas más tarde debido a sus síntomas menos evidentes, principalmente de falta de atención. Este retraso o falta de diagnóstico puede dar lugar a dificultades prolongadas en la escuela, una menor autoestima y un mayor riesgo de trastornos mentales coexistentes.

Importancia de comprender las diferencias

Comprender estas diferencias de género en la presentación de los síntomas del TDAH es fundamental para padres, profesores y profesionales de la salud. Puede orientarles en la identificación precoz de posibles signos de TDAH, lo que conduce a un diagnóstico y una intervención más tempranos. Esta identificación precoz es crucial, ya que abre la puerta a tratamientos y estrategias eficaces para controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida en general. Además, puede ayudar a mitigar algunos de los posibles efectos negativos del TDAH, como las dificultades académicas y la baja autoestima.

Consejos para padres y profesores

Reconocer los síntomas del TDAH puede ser difícil, sobre todo por las diferencias en la forma en que se presentan en niños y niñas. He aquí algunas estrategias que le ayudarán a reconocer estos síntomas:

Sea observador: Observe regularmente el comportamiento de su hijo o alumno. Busque patrones constantes de falta de atención, hiperactividad o impulsividad que parezcan estar fuera de lo normal para su edad y desarrollo.

Escuche y comuníquese: La comunicación regular con su hijo o alumno puede ayudarle a comprender mejor sus experiencias. Escuche sus dificultades y preocupaciones y fomente conversaciones abiertas sobre sus sentimientos y experiencias.

Busque ayuda profesional: si sospecha que su hijo o alumno puede tener TDAH, consulte a un profesional sanitario. Éste podrá realizar una evaluación exhaustiva y orientarle sobre los pasos a seguir.

Apoye su opinión: Apoye las necesidades de su hijo o alumno. Si observa dificultades continuas que puedan estar relacionadas con el trastorno por déficit de atención, hable y busque apoyo de profesionales sanitarios o recursos escolares.

El equipo de Upbility trata de proporcionar información precisa y actualizada sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) no solo a los profesionales clínicos y terapeutas, sino también a los padres. Disponemos de una rica biblioteca con recursos digitales que pueden guiarle en el camino de la intervención, la gestión y el tratamiento de este trastorno. Puede encontrar una amplia variedad de herramientas, hojas de trabajo y ejercicios para ayudar a los niños con TDAH a desarrollar las habilidades adecuadas. 

Aquí puede encontrar una amplia gama de herramientas, hojas de trabajo y ejercicios para ayudar a los niños con TDAH a desarrollar las habilidades adecuadas.

tdah tdah tdah 

Situación actual

Síntomas del TDAH: diferencias entre niños y niñas

El TDAH rara vez se presenta de forma aislada. Es frecuente que los niños con TDAH tengan una o más afecciones coexistentes. Algunas de ellas son:

Trastornos del aprendizaje

Dislexia: Este trastorno del aprendizaje afecta principalmente a la lectura. Los niños con dislexia pueden tener dificultades en el reconocimiento de palabras, la ortografía y la comprensión de textos. Este trastorno, combinado con el trastorno por déficit de atención, puede crear retos importantes en el entorno académico.

Discalculia: Esta afección implica dificultad para comprender números y hechos matemáticos. Los niños con disaritmia pueden tener dificultades para resolver problemas matemáticos, comprender símbolos matemáticos o seguir secuencias.

Trastornos del estado de ánimo

Depresión: los síntomas de la depresión en los niños pueden incluir sentimientos persistentes de tristeza, pérdida de interés por actividades que antes disfrutaban, cambios en el apetito o el sueño y dificultad para concentrarse. El TDAH y la depresión pueden coexistir y algunos síntomas, como la dificultad para concentrarse o la sensación de ansiedad, pueden solaparse, lo que complica el diagnóstico.

Ansiedad: los niños con ansiedad pueden experimentar preocupación excesiva, inquietud y dificultad para concentrarse, síntomas que también se dan en el trastorno por déficit de atención. Un niño puede padecer ambas afecciones, o los síntomas de ansiedad pueden confundirse con los del TDAH y viceversa.

Trastornos del comportamiento

Trastorno Negativista Desafiante (TOD): este trastorno se caracteriza por un patrón de humor colérico o irritable, comportamiento argumentativo/desafiante o vengativo. Los niños con TOD pueden discutir con los adultos, desafiar o negarse a obedecer las normas, molestar deliberadamente a los demás o culpar a otros de sus errores. El TDAH y el TOD coexisten a menudo, y manejar ambos puede ser difícil, pero es posible con las estrategias adecuadas.

Trastorno de conducta (TC): se trata de un trastorno del comportamiento más grave que implica un patrón de violación de los derechos básicos de los demás o de las normas sociales. Los niños con trastorno de conducta pueden mostrar comportamientos agresivos, engaños y destrucción de la propiedad.

Opciones de tratamiento

Medicación: Pueden utilizarse medicamentos estimulantes y no estimulantes para controlar los síntomas del TDAH.

Terapia conductual: Puede ayudar a los niños a desarrollar conductas positivas y a controlar sus síntomas.

Psicoeducación: Educar a un niño sobre el trastorno por déficit de atención puede ayudarle a comprender sus comportamientos y sentimientos.

Apoyo en la escuela: Aplicar programas educativos individualizados (PEI) o planes 504 puede ayudar a apoyar las necesidades educativas.

El papel de un estilo de vida equilibrado

Nutrición: Una dieta equilibrada y nutritiva puede desempeñar un papel importante en el control de los síntomas del TDAH. Aunque no existe una "dieta para el TDAH" específica que se haya recomendado universalmente, ciertas elecciones dietéticas pueden contribuir a la salud general del cerebro y mejorar los síntomas:

Alimentos ricos en proteínas: Las proteínas, presentes en alimentos como la carne magra, los huevos, las legumbres y los frutos secos, pueden ayudar a mantener el estado de alerta y la concentración.

Hidratos de carbono complejos: Los alimentos como los cereales integrales, las frutas, las verduras y las legumbres son una buena fuente de hidratos de carbono complejos que proporcionan energía estable y estabilizan los niveles de azúcar en sangre.

Ácidos grasos omega-3: Presentes en pescados como el salmón y el atún, así como en las semillas de lino y las nueces, los ácidos grasos omega-3 son importantes para la salud del cerebro. 

Ejercicio

La actividad física regular puede tener un impacto positivo en los síntomas del TDAH. El ejercicio puede aumentar los niveles de dopamina, norepinefrina y serotonina en el cerebro, que desempeñan un papel clave en la concentración y la atención. Tanto las actividades físicas estructuradas, como los deportes de equipo o las artes marciales, como las no estructuradas, como jugar en un parque, pueden ser beneficiosas.

Dormir

Dormir es vital para todos, pero especialmente para las personas con trastorno por déficit de atención. La falta de sueño puede exacerbar los síntomas del TDAH, como la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad. Las buenas prácticas de higiene del sueño para los niños con TDAH pueden incluir el mantenimiento de un horario de sueño constante, la creación de un ambiente tranquilo y cómodo para dormir, y el establecimiento de una rutina relajante a la hora de acostarse.

Técnicas de atención plena y relajación

Prácticas como la meditación consciente, el yoga y los ejercicios de respiración profunda pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, mejorar la concentración y promover el bienestar general. Estas técnicas pueden ser especialmente beneficiosas para las personas con TDAH, ya que les ayudan a desarrollar una mayor autoconciencia y habilidades de autorregulación.

Limitar el tiempo de pantalla

El tiempo de pantalla excesivo puede afectar tanto al sueño como a la actividad física, por lo que es importante controlar y limitar la cantidad de tiempo que se pasa con los dispositivos electrónicos. Fomente otras actividades como el juego al aire libre, la lectura y las aficiones creativas.

Un estilo de vida equilibrado que incorpore estos elementos puede ayudar mucho a controlar los síntomas del TDAH y promover el bienestar general. Sin embargo, las modificaciones del estilo de vida deben complementar los tratamientos tradicionales del TDAH, como la medicación o la terapia conductual, y no sustituirlos. Siempre es mejor comentar cualquier cambio en el estilo de vida con un profesional sanitario.

Comprender las diferencias en la presentación de los síntomas del TDAH entre niños y niñas es crucial para una identificación e intervención tempranas. Aunque a menudo se asocia a los niños con el trastorno por déficit de atención debido a sus síntomas más evidentes, es importante recordar que las niñas pueden tener y tienen TDAH, aunque a menudo presentan síntomas menos evidentes. El reconocimiento y la comprensión tempranos pueden conducir a intervenciones tempranas, mejorando la calidad de vida general de los niños con TDAH.

Recuerde que el TDAH no define a su hijo o alumno. No son su diagnóstico, sino individuos únicos con sus propios puntos fuertes y capacidades. Con el conocimiento, la comprensión y el apoyo adecuado, pueden recorrer con éxito su camino con el trastorno por déficit de atención.

Aquí encontrará una amplia gama de herramientas, hojas de trabajo y ejercicios para ayudar a los niños con TDAH a desarrollar las habilidades adecuadas. Recursos digitales para TDAH

Contenido original del equipo de redacción de Upbility. Este artículo, en su totalidad o en parte, no puede volver a publicarse sin citar al editor.

 Sigue leyendo: 

Artículo anterior Neurobiología de la depresión infantil: Nuevos descubrimientos