Ir a contenido
Comprender-el-trastorno-de-ansiedad-infantil-reconocer-los-signos

Comprender el trastorno de ansiedad infantil: reconocer los signos

Introducción

La infancia suele considerarse un periodo despreocupado de exploración y descubrimiento, pero para algunos niños, este periodo puede verse ensombrecido por una ansiedad abrumadora. Los trastornos de ansiedad se encuentran entre los problemas de salud mental más comunes que afectan a niños y adolescentes. La detección e intervención tempranas son vitales para mejorar los resultados y ayudar a los jóvenes a llevar una vida plena. En este post, exploraremos los diferentes tipos de trastornos de ansiedad infantil, hablaremos de sus causas y proporcionaremos orientación sobre cómo reconocer los signos y síntomas para que los padres, cuidadores y profesores puedan proporcionar el apoyo que estos niños necesitan.

¿Qué es el trastorno de ansiedad infantil?

ansiedad infantil La ansiedad es una emoción normal y sana que ayuda a las personas a responder a riesgos o desafíos. Sin embargo, cuando la ansiedad se vuelve excesiva, persistente e interfiere en la vida cotidiana, puede convertirse en un trastorno de ansiedad. El trastorno de ansiedad infantil se refiere a un grupo de trastornos mentales caracterizados por un miedo o preocupación excesivos e irracionales que afectan a niños y adolescentes menores de 18 años.

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad que pueden afectar a los niños, entre ellos:

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG): los niños con TAG experimentan una preocupación excesiva e incontrolable por una amplia gama de situaciones cotidianas, como el rendimiento escolar, las amistades o los problemas familiares.

Trastorno de ansiedad por separación - Este trastorno se caracteriza por el miedo intenso del niño a estar lejos de sus padres o cuidadores principales. La ansiedad por separación es normal en los niños pequeños, pero se convierte en trastorno cuando el miedo es excesivo y persiste más allá del periodo de desarrollo apropiado para su edad.

Trastorno de ansiedad social - También conocido como fobia social, este trastorno implica miedo intenso y evitación de situaciones sociales debido a la preocupación de ser juzgado, avergonzado o humillado.

Alalia selectiva - Los niños con alalia selectiva tienen dificultades para hablar en determinadas situaciones sociales, como en el colegio o en público, a pesar de que pueden hablar cómodamente en casa o con familiares cercanos.

Fobias específicas - Una fobia específica es un miedo intenso e irracional a un objeto o situación concretos, como los animales, las alturas o las tormentas.

Trastorno de pánico - Este trastorno consiste en ataques de pánico repentinos y recurrentes, que son episodios de miedo intenso acompañados de síntomas físicos como palpitaciones, dificultad para respirar o mareos.

Causas del trastorno de ansiedad en niños

ansiedad en niños En el desarrollo de los trastornos de ansiedad en los niños influye una compleja interacción de factores genéticos, ambientales y neurobiológicos. Algunas de las principales causas son:

A. Factores genéticos: el trastorno de ansiedad generalizada tiende a ser hereditario, lo que sugiere que los factores genéticos desempeñan un papel importante en su desarrollo. Los niños con antecedentes familiares de ansiedad u otros trastornos mentales tienen un mayor riesgo de desarrollar ellos mismos el trastorno de ansiedad.

B. Factores ambientales - Ciertas experiencias vitales y factores ambientales pueden contribuir al desarrollo de trastornos de ansiedad en los niños. Entre ellos se incluyen la exposición a estrés crónico, conflictos familiares o acontecimientos traumáticos como accidentes, desastres naturales o abusos.

C. Química cerebral - Los desequilibrios en los neurotransmisores, los mensajeros químicos del cerebro, pueden contribuir al desarrollo de trastornos de ansiedad. Las investigaciones han demostrado que las personas con trastorno de ansiedad generalizada tienen niveles alterados de determinados neurotransmisores, como la serotonina y la norepinefrina.

D. Experiencias traumáticas - Experimentar o presenciar un acontecimiento traumático, como un accidente de coche, un desastre natural o abusos físicos o sexuales, puede provocar el desarrollo de un trastorno de ansiedad en los niños.

Reconocimiento de signos y síntomas

En el desarrollo de los trastornos de ansiedad en los niños influye una compleja interacción de factores genéticos, ambientales y neurobiológicos. Algunas de las principales causas son:  A. Factores genéticos: el trastorno de ansiedad generalizada tiende a ser hereditario, lo que sugiere que los factores genéticos desempeñan un papel importante en su desarrollo. Los niños con antecedentes familiares de ansiedad u otros trastornos mentales tienen un mayor riesgo de desarrollar ellos mismos el trastorno de ansiedad.  B. Factores ambientales - Ciertas experiencias vitales y factores ambientales pueden contribuir al desarrollo de trastornos de ansiedad en los niños. Entre ellos se incluyen la exposición a estrés crónico, conflictos familiares o acontecimientos traumáticos como accidentes, desastres naturales o abusos.  C. Química cerebral - Los desequilibrios en los neurotransmisores, los mensajeros químicos del cerebro, pueden contribuir al desarrollo de trastornos de ansiedad. Las investigaciones han demostrado que las personas con trastorno de ansiedad generalizada tienen niveles alterados de determinados neurotransmisores, como la serotonina y la norepinefrina.  D. Experiencias traumáticas - Experimentar o presenciar un acontecimiento traumático, como un accidente de coche, un desastre natural o abusos físicos o sexuales, puede provocar el desarrollo de un trastorno de ansiedad en los niños.  Reconocimiento de signos y síntomas

  El reconocimiento de los signos y síntomas del trastorno de ansiedad infantil es esencial para una intervención temprana y un tratamiento eficaz. Los síntomas pueden variar dependiendo del tipo específico de trastorno de ansiedad, pero algunos signos emocionales, físicos y conductuales comunes incluyen

Signos emocionales

Preocupación excesiva: los niños con trastorno de ansiedad generalizada pueden preocuparse constantemente por diversos aspectos de su vida, como el colegio, las amistades o los problemas familiares, incluso cuando no hay ningún motivo evidente de preocupación.

Irritabilidad: los niños ansiosos pueden alterarse o frustrarse con facilidad, lo que aumenta su irritabilidad y mal humor.

Miedo a cometer errores - Los niños con trastornos de ansiedad pueden tener un fuerte miedo al fracaso o a cometer errores, lo que puede llevarles al perfeccionismo y a la procrastinación.

Dificultad para concentrarse - La ansiedad puede dificultar que los niños se concentren en los deberes o las tareas escolares, lo que provoca una disminución de la atención y la concentración.

Signos físicos

Cansancio: el estrés puede ser mental y físicamente agotador, lo que hace que los niños se sientan cansados y aletargados, incluso si duermen lo suficiente.

Alteraciones del sueño: los niños con trastornos de ansiedad pueden tener problemas para conciliar el sueño, permanecer dormidos o tener pesadillas frecuentes, lo que provoca alteraciones en los patrones de sueño.

Dolores de cabeza o de estómago - La ansiedad puede manifestarse con síntomas físicos, como dolores de cabeza o de estómago frecuentes, que a menudo no tienen una explicación médica clara.

Tensión muscular - Los niños ansiosos pueden experimentar tensión muscular, que se traduce en dolores o sensación de malestar.

Síntomas conductuales

Evitación de determinadas situaciones: los niños con trastorno de ansiedad generalizada pueden evitar situaciones o actividades que les provocan ansiedad, como acontecimientos sociales, presentaciones escolares o determinados lugares.

Búsqueda constante de consuelo - Los niños ansiosos pueden buscar con frecuencia el consuelo de sus padres, profesores o compañeros acerca de su rendimiento o seguridad, incluso cuando no existe una causa obvia de preocupación.

Dificultad para hacer amigos - La ansiedad social y la preocupación excesiva pueden dificultar que los niños con trastornos de ansiedad formen y mantengan amistades.

Disminución del rendimiento escolar - La ansiedad puede afectar a la capacidad del niño para concentrarse y completar las tareas, lo que conduce a una disminución del rendimiento académico.

Cómo apoyar a un niño con un trastorno de ansiedad

Si sospecha que un niño padece un trastorno de ansiedad, es importante darle apoyo y ánimo. He aquí algunas estrategias de ayuda:

A. Fomentar la comunicación abierta - Cree un entorno en el que el niño se sienta cómodo para hablar de sus sentimientos y preocupaciones. Escuche con empatía y valide sus sentimientos al tiempo que le ofrece seguridad y orientación.

B. Crear un entorno seguro y de apoyo - Crear rutinas y estructuras que ayuden al niño a sentirse seguro y en control. Fomente la participación en actividades que refuercen la autoestima y sea consciente de sus propias reacciones al estrés, ya que los niños suelen modelar sus estrategias de afrontamiento a partir de las de sus cuidadores.

C. Promueva estrategias de afrontamiento saludables - Enseñe al niño técnicas de relajación, como ejercicios de respiración profunda o relajación muscular progresiva, para ayudarle a controlar el estrés. Fomente la actividad física regular, una dieta equilibrada y un sueño adecuado para favorecer el bienestar mental y físico general.

D. Busque ayuda profesional cuando sea necesario - Si la ansiedad del niño es grave, persistente o le causa una angustia significativa, puede ser útil consultar a un profesional de la salud mental, como un psicólogo o psiquiatra, especializado en el tratamiento de trastornos de ansiedad en niños.

Conclusión

Reconocer los signos y síntomas del trastorno de ansiedad infantil es crucial para la intervención temprana y para proporcionar el apoyo que estos niños necesitan para superar sus retos. Al comprender los diferentes tipos de trastornos de ansiedad, sus causas y síntomas comunes, los padres, cuidadores y educadores pueden estar mejor equipados para ayudar a los niños a controlar su ansiedad y prosperar en su vida diaria. Para obtener más recursos y apoyo, considere la posibilidad de acudir a organizaciones locales de salud mental, pediatras o consejeros escolares que puedan ofrecerle orientación y ponerle en contacto con los profesionales y servicios adecuados.

ansiedad infantil ansiedad infantil 

Información complementaria
A. Trastornos coexistentes

Los niños con trastorno de ansiedad generalizada corren un mayor riesgo de desarrollar otros trastornos mentales, como depresión, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o trastornos alimentarios. Es importante vigilar y tratar cualquier trastorno concurrente para garantizar un tratamiento y apoyo integrales.

B. Impacto en la dinámica familiar

El trastorno de ansiedad de un niño puede tener un impacto significativo en la vida y las relaciones familiares. Los padres y hermanos pueden tener que ajustar sus rutinas, estilo de comunicación y expectativas para satisfacer las necesidades del niño. La terapia familiar o los grupos de apoyo pueden ser recursos valiosos para abordar estos retos y promover un entorno familiar de apoyo.

C. Intervenciones en la escuela

Las escuelas desempeñan un papel clave en la identificación y el apoyo a los estudiantes con trastornos de ansiedad. Los profesores y los consejeros escolares pueden poner en práctica adaptaciones e intervenciones para ayudar a los estudiantes a controlar su ansiedad, como proporcionar tiempo extra para los exámenes, ofrecer un espacio tranquilo para relajarse o desarrollar planes educativos individualizados (IEP) para abordar necesidades específicas.

D. Opciones de tratamiento

Existen varias opciones de tratamiento basadas en la evidencia para los trastornos de ansiedad infantil, entre las que se incluyen:

Terapia cognitivo-conductual (TCC): esta forma de tratamiento se centra en identificar y cambiar los patrones de pensamiento y los comportamientos negativos que contribuyen a la ansiedad. La TCC se considera el tratamiento de primera línea para la mayoría de los trastornos de ansiedad en niños y adolescentes.

Terapia familiar - Implicar a toda la familia en la terapia puede ayudar a abordar problemas subyacentes, mejorar la comunicación y apoyar al niño en el control de su ansiedad.

Medicación - En algunos casos, pueden recetarse medicamentos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) o las benzodiacepinas para ayudar a controlar los síntomas de los trastornos de ansiedad. La medicación debe utilizarse junto con la terapia para obtener resultados óptimos y debe ser supervisada de cerca por un profesional sanitario.

E. Estrategias de prevención

Aunque puede que no sea posible prevenir completamente los trastornos de ansiedad, hay medidas que los padres y cuidadores pueden tomar para promover la resiliencia y reducir el riesgo de desarrollar problemas relacionados con la ansiedad:

Promover un vínculo seguro - Un vínculo fuerte entre padres e hijos puede proporcionar una sensación de seguridad y estabilidad, ayudando a los niños a sentirse más seguros y mejor equipados para hacer frente a la ansiedad.

Fomentar la capacidad de resolución de problemas - Ayude a los niños a desarrollar el pensamiento crítico y la capacidad de resolución de problemas animándoles a encontrar soluciones a los retos y a desenvolverse en situaciones difíciles.

Demuestre técnicas eficaces de gestión del estrés, como ejercicios de respiración profunda, actividad física o búsqueda de apoyo social, para mostrar a los niños cómo afrontar el estrés y la ansiedad de forma saludable.

Al comprender las complejidades de los trastornos de ansiedad infantil y proporcionar el apoyo adecuado, los padres, cuidadores y profesores pueden marcar una diferencia significativa en las vidas de los niños que luchan contra la ansiedad. Como comunidad, podemos trabajar juntos para garantizar que estos jóvenes reciban la atención y la comprensión que necesitan para superar sus retos y vivir vidas plenas y felices.

Copyright Upbility 2023

Contenido original del equipo de redacción de Upbility. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin citar al editor. 

Más artículos sobre el autismo: 

Material de ayuda para niños con trastornos del espectro autista, listo para usar:Autismo/Síndrome de Asperger  

Material de logopedia listo para usar:Logopedia 
Material para educación especial, listo para usar:Profesores de educación especial 
Artículo anterior Neurobiología de la depresión infantil: Nuevos descubrimientos